pirámides y andamios (3) referencia a North & Denzau

Mediante la presente entrada analizamos el artículo de denzau & north :: ‘shared mental models: Ideologies and insitutions’. este aparte respecto al análisis de las ideas de Andy Clark es debido a la abundancia de referencias hacia el mismo. Estamos felices de haber realizado este aparte dado que mediante el mismo hemos tomado conciencia del lugar que ocupan los unos respecto de los otros: Denzau & North hacen referencia a un artículo de Andy Clark y parece que existe entre ellos una serie de conceptos comunes que tratan de desarrollar y en los que las intituciones y los modelos de aprendizaje ocupan un lugar de centralidad. No será este el único ‘aparte’ antes de volver a Clark, dado que analizaremos también el otro artículo en torno al que pivota el de Clark: el de Satz & Ferejohn: ‘Rational Choice & Social theory’. Una vez realizada esta pequeña excursión volveremos, o esa es la esperanza que tenemos, al artículo de Clark sobre ‘external scafoldding’ (aka ‘extended mind’).
He encontrado muy interesante el artículo de North & Denzau, sobre todo en algunas partes. Como en otras ocasiones en castellano mi resumen del artículo, entre corchetes mis comentarios a bote pronto, en inglés las citas.

— en determinados contextos de mercado los agentes actúan racionalmente; pero es un marco que dificilmente explica el desarrollo político y económico de sociedades a lo largo de la historia. (Mitos, dogmas, ideologías).

“We argue here both that ideas matter, and that the way that ideas are communicated among people is crucial to building useful theories that will enable us to deal with strong uncertainty problems at the individual level.”

y las ideas importan, como la gente las comparte.

“…cognitive systems construct models of the problem space that are then mentally “run” or manipulated to produce expectations about the environment.” Holland et al. (1986, p. 12). [pero tomando esa definición la cognición es una producción de expectativas]

are then mentally “run” or manipulated to produce expectations about the environment.” For our purposes in this paper, ideologies are the shared framework of mental models that groups of individuals possess that provide both an interpretation of the environment and a prescription as to how that environment should be structured. As developed in North (1990, p. 3), institutions are the rules of the game of a society and consist of formal and informal constraints constructed to order interpersonal relationships. The mental models are the internal representations that individual cognitive systems create to interpret the environment and the institutions are the external (to the mind) mechanisms individuals create to structure and order the environment.

Las ideologías y las instituciones permiten a la gente compartir modelos mentales.
I.- The chooser Facing Uncertainty and the Conditions for Substantive Rationality.
Introduce el concepto del ‘as if’ tal como lo formula Friedman 53: las empresas se comportan como si fuesen racionales.
    The conditions for Substantive Rationality.
expone algunos de los casos en los que eso se cumple: mercados competitivos considerando el lado de la demanda, se ha demostrado que es así. Sólo hay que escoger cantidad en donde el precio puede ser visto como un parámetro. Tb el estudio experimental de Subasta Doble (DA).
Relata experimentos de inteligencia cero ZI que sugieren que son más importantes las variables institucionales que la sóla racionalidad a la hora de incrementar la eficiencia de los resultados. Y de todas formas las mejoras son del 1% y del 6%, mientras que los organismos ZI por sí solos alcanzan el 75% de eficiencia.
    Individual Chooser Attributes.
Atributos del entorno que mejoran –hacen funcionar- la racionalidad substantiva: Complejidad de los modelos mentales requeridos para tomar decisiones racionales dadas las preferencias y los recursos. [Y como sabemos por gige la estrutura informativa del entorno es importante a la hora de saber cuán óptimo resulta reducir la complejidad a la hora de tomar decisiones en situaciones de constricción].
Motivation. Por la atención que se presta. Aprendizaje más rápido, más recursos cognitivos se le asignan. Y tb por la medida en la que el agente piense que su elección afectará a los resultados reales. P. ej, si el individuo forma parte de un comité (central) se dará cuenta de que no puede afectar al resultado del mismo, o en menor medida, ergo… [pero aquí podemos traer Ostrom] dedicará menos esfuerzo. Aprender requiere un esfuerzo y una inversión de recursos cognitivos importante.
Información (calidad y frecuencia). El feedback es esencial en este punto para corregir los modelos. ‘The feedback needs to be in a form that makes its relevance to the mental models trasnparent, or complexity is increased further.’ [Cuestión de la transparencia tiene que ver con el uso consciente] En los modelos complejos la cuestión de la frecuencia es fundamental. Los mapas mentales que tratamos de construir son (normalmente) multidimensionales [aunpongo que el dinero como medio de cambio ayuda a mitigar esa complejidad] con elementos de no linealidad. mientras que normalmente la muestra de datos que tenemos es bastante limitada.
    Easy Choices — Competitive markets.
Complejidad. las instituciones ayudan a reducir la complejidad. [sunpongo que es el motivo principal de su existencia] Se reduce el componente estratégico (no hay que construir medelos sobre la conducta de otros agentes).
Información. Las instituciones de alguna forma permiten construir índices que sintetizan la experiencia de muchos eventos (compras repetidas de distintos productos. [me gusta más pensar en las facilidades que en este aspecto proporciona el sistema de precios como objetivación de info, de forma que puede ser intercambiada con otros agentes… no sé]
Motivation. El feedback dice que es privado, para la búsqueda de bienes el fb es inmediato. [Supongo que se refiere a la experiencia privada del consumo:] Even for experience goods, the feedback is a bit less inmediate, but still reasonably quick. this hodls nicely for private goods, but becomes more problematic for non-private goods, as suggested by Down’s idea of rational ignorance regarding publicly provided bundles of goods.
    II. Strong Uncertainty, and More Complex Problems.
la knightiana.

[…] If all choices were simple, made frequently with substantial and rapid feedback, and involved substantial motivation, then substantive rationality would suffice for all purposes.

[aquí está su utopía]. Y habla de los problemas de la incertidumbre, la racionalidad sustantiva (la no posibilidad de aplicación del supuesto siempre), y las decisiones tomadas bajo ciertas configuraciones institucionales. Y aquí es necesario entender los modelos mentales y las ideologías que producen conductas. pone el ejemplo de un vendedor de manzanas, único oferente, y la posibilidad de renegociar el precio propuesto por el mismo. [interacción estratégica]. La cosa se pone peor cuando los agentes son muchos. Aquí la teoría de racionalidad substantiva es de poca ayuda. Tb existen problemas para que sea aplicada a situaciones de elección colectiva. Arthur 92 ha introducido la idea de ‘problem complexity boundary’. Un marco de complejidad a partir del cual la racionalidad substantiva sería inaplicable para definir la conducta de los agentes. Concluye Arthur que los casos a los que es posible aplicar ese tipo de racionalidad serían realmente pocos. ¿Qué procedimento de elección aplicamos en el resto de los casos?
    III Choice and Strong Uncertainty.
no es sólo mediante inferencia –argumentan North et al-, sino que, recurriendo a Heiner 83, se puede argumentar que 

“when there is a gap between an agent’s competence and the difficulty of the decision problem to be solved (a C-D gap), the human agent constructs rules to restrict the flexibility of her own choices in such situations – i.e., institutions.” […] “By channelling choices into a smaller set of actions, an institution improves the ability to perceive the environment and to communicate. These benefits can then improve the ability of those involved in the institution to extract the potential gains from exchange or cooperation in production.”

“But that is not all that the agent does. Humans also construct explanations in the face of ambiguity and uncertainty and act upon them. In primitive societies we describe such explanations as myths, dogmas, taboos but in our own society we have religions, superstitions, and other belief structures to account for many aspects of the environment for which we do not possess the information or acquire the feedback from choices made using that belief structure to arrive at something like a scientific consensus. How do we account for belief in such ideologies and act upon them when they entail faith?”

    IV. Learning and Shared Mental Models.
Explica aprendizaje recurriendo a los Churchland, a holland, y… a Andy Clark (89). Y pasa a exponer una especie de dualismo del aprendizaje: el aprendizaje abre espacios para la interpretación del mundo mediante la construcción de una arquitectura cognitiva (resultado de nuestra dotación genética y nuestro aprendizaje). Esta estructura interpreta datos que provienen del mundo, las experiencias pueden proceder del entorno físico o del lingüístico cultural. [y explica un poco lo que son las dynamics of learning, de la ‘representational redescription’ (reorganización de categorías), la capacidad para generalizar y usar analogías]
[Y ahora algo contra lo que se alza Zizek:] 

the cultural heritage provides a means of reducing the divergence on the mental models that people in a society hace and also consittutes a means for the intergenerational transfer of unifiying perceptions. We may think of culture as encapsulating the experiences of past generations of any particular cultural group and, with the diversity  of human experiences in different onvironments, there exists a wide viriety of patterns of behavior and thought.

[por una parte la concepción funcionalista de la herencia cultural; por otra la concpeción de esa herencia como saber comprimido y acumulado: Linconl logical speech — interesante el punto en el artículo de Clark sobre lo que supuso la cultura griega como la apertura de un nuevo espacio para la acumulación y procesado de info].
    IV.A. Learning in the Face of Strong uncertainty with a Shared Mental Model. (SMM) Primero imagina un sujeto que aprende directamente del mundo en un entorno de incertidumbre: proceso lento, es mejor aprender a través de los modelos desarrollados por otros. Será un sujeto con modelos compartidos. Aquí los modelos SMM se sirven de los conceptos bayesianos de ‘Bayesian priors’. Pero este tipo de modelos asumen que las dimensiones de los modelos mentales de representación del mundo son correctas, sin embargo el modelo conexionista de Holland asume que lo fundamental es determinar las dimensiones relevantes de la realidad para los propósitos de las elecciones de cada cual. Y estas dimensiones son, en gran medida, modelos mentales compartidos. Un cjto de creencias previas sobre mapeados de acción-consecuencia (action-outcome) es aprendido como parte de un SMM, ya sean culturales o ideológicos.
    IV.B Mental Models in a Simple Model of Communication.
Además, los pertenecientes a un modelo común ven facilitada su comunicación. [Pero entonces cuanta más comunicación entre los individuos de un grupo mejor? Siempre?] Acontinuación presentan el modelo de Churchland sobre la representación del conocimiento. Habla del problema de la traslación de las decisiones en lenguaje, y que éste recoga todas las dimensiones que han estado presentes en la toma de la decisión, (ese sería un lenguaje perfecto), y de la posibilidad de que el agente decisor sea capaz de declarar la medición de cada una de las dimensiones que han tomado parte. Existe la posibilidad de dimensiones no conscientes que participen y que por lo tanto no son susceptibles de ser declaradas; no sólo eso, el conocimiento que tenemos de la toma de decisions es debido a lo que llaman, usando expresión de Michel Polanyi [el hermano listo] ‘tacit knowledge’, y tampoco es posible ponderar el peso que cada dimensión adquiere en las decisiones que tomamos. [obsérvese como con todas las precauciones que se toman y el entrecomillado el esquema diverge del dibujado por los ‘psicoanalíticos’ estilo Zizek, que si bien no lo tengo muy presente dibuja la toma de decisiones no como un sumatorio de ponderaciones, de dimensiones que se añaden unas a otras para dar en una decisión, sino que exiten atractores que atan nuestro deseo y que si bien giramos en torno a ellos no nos es posible hacernos con el objeto de nuestro deseo; o es posible, por ejemplo, boicotear nuestro propio deseo, de forma que la intención declarada y las dimensiones que declaramos tener para valorar algo pueden verse frustradas por nosotros mismos; tb entra en escena lo que pensamos que los otros quieren que hagamos, siendo muchas veces un motivo determinante, de forma que el mismo agente en idéntica situación decidirá hacer una cosa u otra dependiendo del otro presente, y el énfasis de zizek en la estructura de la creencia: para poder realizar muchas acciones que no haría por mi mismo, para asumir realidades traumáticas o para aguantar situaciones degradantes, desplazo el lugar de la creencia, es otro el que cree por mi, sigo haciendo algo porque otro inocente debe permanecer en la inocencia (‘la vida es bella’, de Bengini). Así, el espacio social sí que determina nuestras acciones, pero muchas veces no porque mediante la ideología compartamos un espacio de creencias e interpretaciones que nos permite comunicarnos mejor sino porque posibilita la acción común pese a nosotros, a nuestros deseos e intenciones; esto que puede parecen un callejón sin salida para cualquier función representativa del proceso de toma de decisiones es posible que lo sea sólo para el marco interpretativo del individualismo metodológico; no sería el individuo interpretando el mundo sino las instituciones como punto de partida. Seguimos con North & Denzau:]
Señalan que este tipo de problemas lo son técnicos (de agregación de dimensiones conscientes e inconscientes) y que por lo tanto no será tratado aquí. Se centra ahora en el siguiente problema: la decodificación por parte del receptor del mensaje, que debe traducirlo. Esta traducción está afectada por las categorías y creencias del mismo sobre el mundo. La comunidad de códigos en el SMM hace posible la comunicación. [así la función de la ideología sería establecer esos puentes haciendo posible las comunidades de individuos: pensar en las formas de explotación y en la distinta concepción de lo ideológico por parte del marxismo, en la que si que existen diversas representaciones del mundo compartidas por las comunidades pero en las que son las relaciones entre las comunidades las que estructuran esa ideología; existiría en este caso una especie de topología de lo ideológico que nos habla de las relaciones sociales. Para North & Denzau la ideología posibilita la tendencia hacia un isomorfismo en las representaciones del mundo de los individuos que componen una comunidad mientras que para la peña de tendencia marxista la estructura -material- de las relaciones sociales genera ideología, una curvatura del espacio social que constituye las representaciones]
    V. Mental Models and Institutions.
How do mental models, institutions and ideologies interact to shape choices and the outcomes that determine political and economic performance?
El proceso y el producto llamado ‘representational redescription’ son esenciales a la hora de entender la relación entre instituciones, ideología y modelos mentales. El proceso:  entender en que forma ocurre exactamente el progreso [!!!] de la cognición humana. Y dice que creen que el concepto de ‘punctuated equilibrium’ explica bien este proceso, siendo explicada más abajo (sección VI.A). El producto: ha sido más analizado más extensamente mediante experimentos sobre los procesos de aprendizaje; relata una serie de experimentos que establecen ciertas características sobre los procesos de aprendizaje, midiéndolos como tasas de aprendizaje respecto a las características de determinados pagos, que dependen de la conducta de los individuos (deben aprender a ganar). Pero encuentran posible (esos experimentos) que en determinadas circunstancias [esto lo explica andy clark en su artículo]: Here the agent’s rate of learning varies with the difficulty of discerning expected pay-offs and “human learning can lock in to an inferior choice , and that this is prone to happen where pay-offs to choices are closely clustered, random and difficult to discriminate among” (Arthur, 1990, p.18). Y comentan que esta divergencia con los resultados esperados por la teoría de la racionalidad substantiva (elección racional) es que en ella los menús de opciones son conocidos a priori mientras que en los experimentos realizados estos menús deben ser aprendidos, no son conocidos a priori, lo cual supone la exploración de un territorio desconocido [y aquí enfatizaba Clark que si la senda de aprendizaje diverje de la óptima en los primeros estadios los resultados pueden ser de fracaso permanente dado que el modelo de representación estará mal constituído]. North & Denzau citan tb a holland 75; y las teorías especulativas de Arthur sobre la posible existencia de una ‘ecología’ de los problemas de decisión en la que esos patrones iniciales son constituyentes pudiendo afectar a todas las decisiones posteriores [resultados que confirma clark en su artículo].
    VI. Dynamics of Mental Models and Institutions.
Y ahora se proponen dar el salto –tb especulativo- de esas dinámicas cognitivas [individuales] a procesos sociales que involucran dinámicas de cognición, [y algo que me interesa mucho:]

“That society’s development have been sub-optimal is certainly not open to question. The path-dependence of the institutional development process can be derived from the way cognition and institutions in societies evolve.”

    VI.A Changes in mental Models as Punctuated Equilibria.
Repite que los modelos usuales de aprendizaje en economía parten de presupuestos bayesianos, uno de los cuales es que existe una distribución de creencias previa sobre el espacio de un modelo predefinido. Esas creencias se actualizan a través del aprendizaje directo generado por la observación. y cita a Learner 78 para explicar el paso de unas creencias previas a otras debidas al aprendizaje. Y señala que hay factores cruciales que no son capturados por este modelo, por ejemplo el hecho de que los sujetos del aprendizaje nunca se ven obligados a cambiar por completo, a deshacerse de lo viejo, no se ven sorprendidos por lo inesperado; un hecho que sí es posible integrar mediante el recurso al concepto al que hizo mención antes: ‘representational redescriptions’.  (tal como es analizado por Denzau & Grossman 93).  Sería algo así como integrar en los modelos de aprendizaje los periodos de crisis, mediante los que se integran nuevas formas de ver el mundo. y remite a Kuhn sobre las implicaciones de una conceptualización tal. Pasa a poner ejemplos históricos de cambios ideológicos y de mentalidad, pensando, debido a su definición de ideología, los cambios en los modelos como resultado de inconsistencias encontradas en los modelos previos que posteriormente son superados mediante los nuevos, más próximos a la realidad. Comenta tb la paradoja del mal y el teorema de arrow como consistentes o no. y la complejidad de tales asuntos.
A continuación concluye.
Anuncios

pirámides y andamios (2) ideas y evolución

la segunda parte de esta serie debemos comenzarla mediante el recurso a dos viejas ideas. La primera es la ya mencionada un par de veces por aquí presente en Alchian 50 (‘Uncertainty, Evolution, and Economic Theory’), en el que se deja en segundo término la conducta individual como determinante de los resultados de mercado para defender que la dinámica de funcionamiento del propio mercado es la que genera la conducta óptima mediante un mecanismo similar al de la selección natural. Hay algo de eso en Clark: allí donde la teoría predice bien la conducta individual (la varianza de las conductas personales) se minimiza; es la maquinaria construida en torno a la empresa la que genera esas conductas. Pero siguiendo a North y a Alchian, y creo que aquí está uno de los errores, acompaña Clark esa idea de otra: que hacia donde conduce esa dinámica, en donde se desempeña con la mayor constricción, es en los entornos más competitivos. Así, es más fácil predecir conductas de agentes de mercados cercanos a la competencia perfecta. O en palabras del propio Clark:
Thus, the competitive environment of posted price markets externally determines the types of action patterns that will lead to survival and success, and a theory of the “preferences” of the players can be seen not as a theory of individual psychologies but as a reflection of these constrains.
Y: 
Satz and Ferejohn have suggested that the crucial factor distinguishing the successful and unsuccessful cases (of neoclassical, substantive-rationality assuming theory) is the availability of a structurally determined theory of interests. In cases where the overall structuring environment acts to select in favor of actions that are restricted so as to conform to a specific model of preferences, neoclassical theory works. It works because individual psychology no longer matters the “preferences” are imposed by the wider situation and need not be echoed in individual psychology. Thus, the competitive environment of posted price markets externally determines the types of action patterns that will lead to survival and success, and a theory of the “preferences” of the players can be seen not as a theory of individual psychologies but as a reflection of these constrains.
La segunda idea está relacionada con la primera, de hecho es una especie de antecedente de la misma que ha sido actualizada de forma que nos sirve de piedra de toque. Es la idea de las ideas como gérmenes: Las MEMES dawkinsianas. Y aquí nos vamos al The Paralax View de Zizek; cito, p.304:
“Una persona es un homínido con el cerebro infectado, ocupado por millones de simbiosis culturales, y el principal de los estímulos es el sistema simbiótico conocido como lenguaje” ¿No es Toltoi puro este mesaje de Dennet? la categoría básica de la antropología de Tolstoi es la infección: un sujeto humano es un vacío medio pasivo infectado por elementos culturales cargados de afectos que, como un vacilo contagioso, pasan de un individuo a otro. Y Tolstoi lleva esto a su límite: no opone a este traspaso de infecciones afectivas una verdadera autonomía espiritual, no propone una visión heroica en la que nos educamos a nosotros mismos para convertirnos en sujetos éticos autónomos tras desprendernos de los vacilos infecciosos. La única lucha es la que se libra entre las buenas y las malas infecciones: el cristianismo es en sí una infección, pese a que es buena. Es la ironía definitiva que el cristiano Tolstoi sea en esto más radical y consecuente que Dawkins: mientras Dawkins subraya que los memes son “virus de la mente”, entes parásitos que “colonizan” a los humanos, usándolos como medios para multiplicarse, insiste en que no todos los memes son virus.
Continuamos con la versión inglesa del libro (siento el pastiche, pero es la que tengo ahora mismo a mi disposición –pdf-, la parte en español corresponde a mis notas de esa versión del libro):
while Dawkins emphasizes that memes are “viruses of the mind,” parasitic entities which “colonize” human energy, using it as a means of multiplying themselves, he nonetheless insists that all memes are not just viruses: Good, useful programs spread because people evaluate them, recommend them and pass them on. Computer viruses spread solely because they embody the coded instructions: “Spread me.” Scientific ideas, like all memes, are subject to a kind of natural selection, and this might look superficially virus-like. But the selective forces that scrutinize scientific ideas are not arbitrary or capricious… .The rapid spread of a good idea through the scientific community may even look like a description of a measles epidemic. But when you examine the underlying reasons you find that they are good ones, satisfying the demanding standards of scientific method. In the history of the spread of faith you will find little else but epidemiology, and causal epidemiology at that…. For scientific belief, epidemiology merely comes along afterwards and describes the history of its acceptance. For religious belief, epidemiology is the root cause.
De alguna forma estas dos ideas se contraponen y se complementan: en ambas existe la idea de que existe un mecanismo selectivo por el que ‘lo bueno’ se impone sobre ‘lo malo’. Se diferencian en el lugar que ocupa ese mecanismo: para Alchian es mecanismo son instituciones que generan conductas independientemente de lo que piensen los humanos, son evaluadas como buenas o malas debido al éxito que tienen; es la propagación el índice de su bondad. En Dawkins es el papel activo o pasivo del sujeto el que determina la bondad o maldad: las memes buenas son evaluadas por el sujeto, que acepta las buenas, recomendándolas. Los virus malos actúan como de tapadillo, llevan un código en sí que dice “difúndeme”; no son evaluadas como se debe.
Acto seguido Zizek cita el comentario crítico de Dennett sobre la idea de Dawkins:
When you examine the reasons for the spread of scientific memes, Dawkins assures us, “you find they are good ones.” This, the standard, official position of science, is undeniable in its own terms, but question-begging to the mullah and the nun—and Rorty, who would quite appropriately ask Dawkins: “Where is your demonstration that these ‘virtues’ are good virtues? You note that people evaluate these memes and pass them on—but if Dennett is right, people . . . are themselves in large measure the creation of memes. . . . How clever of some memes to team together to create meme-evaluators that favor them! Where, then, is the Archimedan point from which you can deliver your benediction on science?”5
Para después perderme metiendo en la discusión a Hegel para llegar a Marx. Vayamos al caso. Esa contraposición que comentamos antes entre ideas que se propagan como virus/memes modificando la conducta e instituciones que se propagan independientemente de las ideas e idiosincrasias no es en ningún caso lo que nosotros defendemos. Para nosotros, con Dennet, nosotros mismos somos una creación de aquello que se expande a través nuestra; no existe bondad intrínseca en ningún tipo de expansión o éxito evolutivo, sólo una dinámica expansiva de autorreplicación.
¿Cómo traducimos esto en términos de la ‘extended mind’ (aka ‘external scaffolding’?) La meme/virus no se encontraría sólo dentro de nuestra calavera sino que sería posible verla plasmada en todos esos instrumentos de los que nos valemos; además la ‘extended’, todos esos métodos exitosos para la cognición ampliada estructurada en torno a ideas y métodos de valoración de alguna forma estratificados, nos constituyen. Las muletas y las dentaduras postizas para la mente modifican la mente misma (es lo que se llama plasticidad neuronal: las mente es aquello que la mente hace).
Así defendería aquí dos críticas a Clark (y con él a North, Alchian et al): los procesos de expansión son todos virales, no existe maldad o bondad en esa expansión; de hecho no es que permita que las ideas buenas se expandan, sino ideas y conceptos que funcionan en determinado tipo de contextos, lo cual no quiere decir que esa idea sea cierta, o verdadera. Y en este punto podemos remitir al ARTÍCULO DE HELEN DE CRUZ (de nuevo) sobre los números imaginarios como ‘extended mind’. Los números imaginarios ontológicamente no tienen sentido, o por lo menos, a poco que se piense una raiz negativa, es imposible representar se lo que ello significa (¿una superficie negativa?), ¿es eso una ‘buena’ idea? ¿una idea verdadera? ¿se corresponde una superficie negativa con algo que pueda existir?. Y sin embargo es una idea que ha triunfado porque al ser posible representarla matemáticamente y ser, además, útil para determinado tipo de cálculos, se ha impuesto como instrumento. Su utilidad y difusión no significa que contenga algún tipo de verdad. De hecho es tan contraintuitiva que su difusión inicial fue lenta y penosa entre los matemáticos. Las ideas, falsas o verdaderas, se expanden porque funcionan, porque realizan un trabajo que permite la reproducción de aquello que ocupan. Y acabamos citando a Clark para hacer contraste con la crítica expuesta:
The external scaffolding of which we have made so much is, in truth, a strange and various beast. But some of its most interesting manifestations share a core property. such manifestations relate to their human users in much the way a beneficial parasite relates to its host. For the human user provides a niche to which the scaffolding must adapt. And as the human user changes, so too must the scaffolding, if it is to prosper.
Y para introducir lo que será (esperamos) el próximo ‘Pirámides y andamios’, en donde intentaremos entender la dimensión de ese animal humano y la forma en la que esas estructuras externas de cognición — parásitos se relacionan y quién se beneficia de qué. Hablaremos también, no se si en esa entrada o en la siguiente, de la asimetría predictiva, la competencia, el lugar de las emociones y las pasiones, las racionalidades (económicas, ecológicas, de consumo…) y alguna que otra cosa que tenemos en el cajón. Estamos teniendo dificultades para estruturar todas las ideas que nos saltan aquí o allá a raiz de la argumentación de Clark, en el fondo no sólo intentamos cuestionar la bondad de la ‘scaffolding’ en si misma sino intentar adentrarnos, auque sea a tientas, en eso que es actualmente el andamiaje cognitivo del que formamos parte. Pensamientos en precario y a la intemperie.

‘que se jodan’ y otras obscenidades

vivimos tiempos en los que nos sentimos concernidos históricamente en aquello que hemos sido. Existen teorías morales que entienden de distinta forma la responsabilidad moral respecto de la comunidad de la que formamos parte, aquella respecto de la que nos sentimos apelados. Existe un artículo muy bonito sobre este tipo de cuestiones. Lo recomiendo incluso a aquellos que no saben mucho de filosofía o que no se sientan muy atraídos por ella debido aquello que dice sobre nosotros, que ahora nos encontramos en el centro del huracán. Para quien de todas formas no quiera leerlo haré un pequeño resumen + una apelación desde zizek, desde cierta lectura hegeliana de aquello que viene siendo el Estado. Creo que tal lectura puede introducir elementos que nos ayuden a entender aquello que nos ha pasado, quienes hemos sido.
La acción política debe ser precedida por una lectura moral; a ello dedicaremos el resto de esta entrada, primero resumiendo el artículo de Richard Rorty [‘postmodernism burgeois liberalism’], después introduciendo zizek. Por último interpretando España desde nuestra relación con el Estado y nuestra responsabilidad en su mal funcionamiento.

Nos dice Richard Rorty en ‘Postmodernist Bourgeois Liberalism‘, [The Journal of Philosophy, Vol. 80, No. 10, (Oct., 1983), pp. 583-589] explicando las formas de pensar la responsabilidad respecto de una comunidad, nuestras formas de pertenencia a lo común, expone dos formas de pensar esta responsabilidad: mediante la apelación a las tradiciones kantiana o a la hegeliana. La responsabilidad moral hay que entenderla respecto de nuestra comunidad de referencia, por referencia a aquello que pensamos que pertenecemos. Pone el ejemplo clásico de los mineros, solidarios unos respecto a los otros, siempre desconfiados de instituciones políticas y judiciales. No pueden ser acusados de irresponsables respecto de estas dado que su comunidad de referencia es la de los propios mineros, aquellos que han de adentrarse día tras día en la mina. y nos dice Rorty:
‘It is not clear that those who thus marginalize themselves call be criticized for social irresponsibility. One cannot be irresponsible toward a community of which one does not think of oneself as a member. Otherwise runaway slaves and tunnelers under the Berlin Wall would be irresponsible. If such criticism were to make sense there would have to be a supercommunity one had to identify with-humanity as such. Then one could appeal to the needs of that community when breaking with one’s family or tribe or nation, and such groups could appeal to the same thing when criticizing the irresponsibility of those who break away. Some people believe that there is such a community. These are the people who think there are such things as intrinsic human dignity, intrinsic human rights, and an ahistorical distinction between the demands of morality and those of prudence. Call these people “Kantians.” They are opposed by people who say that “humanity” is a biological rather than a moral notion, that there is no human dignity that is not derivative from the dignity of some specific community, and no appeal beyond the relative merits of various actual or proposed communities to impartial criteria which will help us weigh those merits. Call these people “Hegelians.” p.583.
Rorty se posiciona al lado de la tradición hegeliana, lo cual no tiene por qué implicar una apelación al marxismo sino a una concepción histórica y contextualizada de la formación de las referencias morales que nos atañen. la visión de tradición kantiana, representada por Rawls, y que está viva en el liberalismo, se representa esa responsabilidad moral como haciendo referencia a valores universales abstractos; el individuo que así se considere concernido moralmente debe determinar el ‘qué hacer’ haciendo abstracción de sus circunstancias concretas para pensar en términos de ‘la humanidad’, ‘qué debería hacer yo si no fuera yo’ (en tanto que persona humana no concreta). Los que se sienten hegelianos historifican, entienden esa responsabilidad como referida a una comunidad concreta en la que ocupan un lugar determinado:
‘Nations or churches or movements are, on this view, shining historical examples not because they reflect rays emanating from a higher source, but because of contrast-effects-comparisons with other, worse communities. Persons have dignity not as an interior luminescence, but because they share in such contrast-effects. It is a corollary of this view that the moral justification of the institutions and practices of one’s group-e.g., of the contemporary bourgeoisie-is mostly a matter of historical narratives (including scenarios about what is likely to happen in certain future contingencies), rather than of philosophical metanarratives.’
Y Zizek es de los que piensa que las comunidades, por así decirlo, tienen vida propia.[Zizek’s Talk at Princeton: 1:04:30 en adelante]. El Estado es uno de los ejemplos más recurrentes. El funcionamiento de las instituciones es muy peculiar, cada institución tiene sus propias normas, sus especificidades dependiendo de su historia, y en un sentido hegeliano también un inconsciente institucional que forma parte de una lógica del funcionamiento de esa institución. Así, oficialmente un Estado puede declararse oficialmente en un sentido pero mediante sus prácticas desvelar funciones no declaradas. Estas funciones no declaradas pueden pasar inadvertidas para los propios agentes de esas funciones (un funcionario puede realmente creen en lo oficialmente declarado por la institución a la que pertenece y llevar a cabo actividades que socavan esa finalidad, incluso puede estar pensando en sus vacaciones de verano y nada más y realizar la lógica oculta de la institución). Es algo que pretende llamar el Inconsciente Institucional, un conjunto de presupuestos morales, de creencias, y de deseos que son negadas por esa lógica oficial, por el diseño consciente de la institución, pero que de todas formas pertenecen a esa misma lógica oficial. Estas prácticas que forman parte del funcionamiento del Estado. Hegel dice que el Estado es para el pueblo la conciencia de si mismo, en el sentido de que mediante él se realiza un registro reflejo (‘reflective registration’). Pone el ejemplo en otra conferencia de las torturas a manos de los marines en Abu Graib. Esos actos no fueron, según Zizek, maldades de personas concretas a las que se les fue la olla, como proclaman las explicaciones oficiales dadas por Washinton, sino el registro reflejo de una forma de actuar no oficial de esa institución. Se complace en recordar las novatadas obscenas tan típicas de todo estamento militar, tan características de los EEUU.
Bien, pues traigamos el agua a nuestro molino: pensemos en los Fabra, los ERE, los Baltar y en el paradigmático ejemplo de la Casa Real. Aquello que es interpretado oficialmente como inadecuados comportamientos privados son para Zizek ese registro reflejo que nos habla del inconsciente institucional. Pero no debemos perder de vista que estos fenómenos, en tanto que acompañan a toda forma oficial de conducirse, en tanto que actos que se acaban manifestando debido a eso que no se dice públicamente (como las ‘cintas guarras’ del bigotes), forman parte del funcionamiento del Estado. Y el Estado es para el pueblo la conciencia de si mismo, la oficialidad y la no oficialidad. Tanto aquello que está escrito como los manejos para el control de las compañías energéticas. Nos atañe a tod@s dado que ello nos declaramos. El ciudadano no es un aparte de esa lógica, y si quiere hacer aparte de la misma ha de ser mediante el compromiso con otra comunidad de referencia.

G³, (bifurcaciones 2)

Estos estudios se valían de esa circunstancia para estudiar la independencia funcional de los módulos dado que mediante ese aislamiento de cada hemisferio esa característica se ve acentuada. Y efectivamente, ambos hemisferios están altamente especializados, habitualmente realizando tareas de forma independiente, con distintas metas perseguidas por distintos módulos, existiendo habilidades específicas, por ejemplo el habla, que residen en lugares específicos del cerebro, con localizaciones neurobiológicas concretas. En este punto Glimcher cita a Baynes,(colaboradora de Gazzaniga) que señala como la tarea de la neurociencia cognitiva consiste en el desenmascaramiento de la aparente naturaleza unitaria de los sistemas de percepción; una especie de desmistificación de los sistemas cognitivos. Normalmente estos sistemas están distribuidos a lo largo de ambos hemisferios pese a que parecen uno sólo dado el cuerpo calloso que conecta los hemisferios realiza una labor integradora.
Estos hallazgos sobre el funcionamiento cognitivo del cerebro sigue sin resolver los problemas del marco de la meta a resolver. Siendo cierto que las problemas se resuelven mediante módulos que resuelven tareas separadas, siendo los módulos unidades de computación, no es posible saber cómo se forman esas metas ni cómo se circunscriben los problemas que resuelve cada módulo, qué define las metas a las que se enfrentan.

Nos encontramos aquí en la página 150 del libro y en breve será introducido el concepto de ‘neuroeconomía’, siendo el momento en el que es necesario introducir cuestiones evolutivas para poder entender mejor el funcionamiento del cerebro y su encaje en las explicaciones basadas en la modularidad. Para ello comienza por recurrir Glimcher a la figura de Darwin (p.152), que consideraba la evolución al proceso sujeto a lo que él llamo Selección Natural, mediante la que los organismos evolucionaban hacia formas más perfectas, adaptándose al medio del que forman parte mediante la producción de formas óptimas (‘en nuestro términos’, dice Glimcher, ‘módulos de computación óptimos’). Pero en este proceso de perfeccionamiento encontró Darwin una paradoja frustrante, dado que los pasos y las transiciones que reflejan cambios aleatorios hacen que ‘la evolución’ no pueda garantizar formas óptimas:
… still, it seems imposible to elieve that evolution drives animals toward optimal and complete solutions to specific computational problems that can be defined in abstract terms. Even darwin would have found this hard to believe. On the other hand, there are examples in which animal forms do seem [153] to have adopted sdolutions to physical problems that function with nearly perfect efficiency, or at least it appears so at first blush. (N, p.152)
Sobre esta problemática de la relación entre Selección Natural y adaptación al medio es un clásico la aportación realizada al debate por Gould& Lewontin, que es el siguiente elemento que introduce Glimcher en el análisis. Estos biólogos de Harvard defienden que los sistemas biológicos no pueden ser entendidos en términos de optimalidad o cuasi optimalidad en el logro de una meta definida de forma abstracta. Ante la imposibilidad de ese tipo de conceptualización defienden que no se debe intentar pensar en los sistemas biológicos como intentando el logro de una meta cualquiera. Siendo un clásico de ambos autores un artículo llamado ‘The Sprandels of San Marco’, (pdf), en donde se valen de una analogía muy bella entre la construcción de espacios arquitectónicos y la vida como forma de construcción en el espacio. Las ‘sprandels’, palabra de la que todavía no me ha dado tiempo de buscar la traducción, son ‘the tapering triangular spaces formed by the intersection of two rounded arches at right angles’, esto es, [PHOTO]. Cuando observamos estas construcciones, nos dice Glimcher que:
‘the design is so elaborate, harmonious and purposeful that we are tempted to view it as the starting point of any analysis, as the cause in some sense of the surrounding architecture [or goal of the design, in Marr’s terms]. But that would invert the proper path of analysis. The system begins with the architectural constraint: the necessary four spandrels and their tapering triangular form. They provide a space in which the mosaicists worked; they set the quadripartite symmetry of the dome above.’
He de decir que simpatizo con la visión de Gould sobre la evolución. No sé cuando fue la primera vez que leí algo sobre el artículo mencionado, si en el libro de Glimcher que estoy analizando o en algún otro artículo. Volví a encontrarlo en ‘The Paralax View’, esa gran obra zizekiana, en donde explícita el carácter dialéctico del marco explicativo de Gould sobre la evolución. A lo que hay que añadir que el filósofo esloveno está acabando un libro dedicado en exclusiva a una lectura hegeliana de la evolución en términos gouldianos. El que el propio proceso evolutivo genere su propio marco adapatativo, esa especie de reflexividad, de autodeterminación evolutiva, es lo que atrae al filósofo esloveno. Quizás debería introducirlo en una nota, pero no puedo por menos que traer aquí una cita del esloveno tratando el tema en ‘The paralax view’, en donde primero habla de los darwinistas duros, aquellos que ven la evolución como un proceso ciego y sin propósito, para después introducir aquello que diferencia a éstos de la visión propiamente dialéctica de gould:
‘The “hard” Darwinians are thus fully aware of how evolutionary adaptation only uses (chooses from) multiple variations which emerge in a contingent aleatory way, with no purpose. The difference that separates the “hard” Darwinians from dialecticians proper like Stephen Jay Gould, however, is double. First, the dialectical approach proper is structural: the New emerges not as an element, but as a structure. In an aleatory way, all of a sudden, a new Order, new harmony, emerges out of Chaos. Although we can (retroactively) ascertain a long gestation period, one last element triggers the swift shift from Chaos to new Order—“hard” Darwinists do not talk in terms of such a structural “totality.” Second difference: this new Order cannot be accounted for in terms of “adaptation”—it is not only that a univocal ad quem is missing here (adaptation to what?), one also cannot presuppose a univocal agent of it (adaptation of what?). A vicious cycle is inescapable here: we cannot explain the very emergence of an organism in the terms of a strategy of adaptation.’ [pp. 198-199]
Es esa la forma en que Zizek entiende también el surgimiento de la conciencia: como una estructura que irrumpe sin un propósito, que surge, emerge, no para resolver un problema, o para mejor solucionar ciertas cuestiones, sino como un sin propósito que cuando aparece genera un nuevo espacio antes no existe, desequilibrando lo existente y generando nuevas dinámicas antes impensables.
Volviendo a Glimcher, nos dice como existen, para él, dos argumentos de G&L que no pueden ser pasados por alto: los animales no han sido diseñados para simplemente lograr metas computacionales. Una meta computacional es un punto final lógico [a logical end point], la solución completa a un problema que podría en principio ser resuelto por el animal. Y aquí dice algunas cosas que me resultan complicadillas Glimcher:
‘For all we know, phyletic and architectural constraints may prevent natural selection from attaining computational goals even if achieving those goals would maximize the evolutionary fitness of the animal.’ 
Así explica Glimcher una de las proposiciones principales de G&L, diciendo que de ser cierta supondría una dificultad insuperable a la hora de usar las metas computacionales como punto de partida en la forma propuesta por Marr. Es un punto importante dado que aquello que propone la neuroeconomía está en estrecha relación con esas metas computacionales. Una segunda cuestión presente en el enfoque de G&L y que debe ser tenida en cuenta es que el análisis que realicemos debe establecer un marco. La meta computacional debe ser definida a un nivel determinado, lo cual requiere identificar el marco del módulo neurobiológico al que podamos hacer referencia de forma que el problema a ser resuelto sea definido (en el sentido matemático de que tenga una solución). Estos son los dos problemas que deben ser encarados y cuya solución determinará la adecuación explicativa del enfoque propuesto por Glimcher como neuroeconomía.
Cualquier enfoque que subraye el papel de la función debe poder afrontar adecuadamente el problema de la meta evolutiva de la computación neuronal. Para esa aproximación funcionalista es necesario estudiar un sistema bajo todas la posibles condiciones de funcionamiento del mismo, pero esto, señala Glimcher, es impracticable. otra posibilidad, a là Marr, sería asumir que el sistema ha evolucionado PARA lograr una meta matemática especificable, definida teóricamente (recordemos el esquema de los tres niveles) de forma que minimice la adaptación del organismo. [NOTA 1 a insertar uno de estos días] Es en este punto en el que Glimcher realiza un giro estratégico a la hora de abordar la cuestión de la meta computacional y en donde comienza a cobrar sentido el énfasis reflexológico de la primera parte del libro: plantea la posibilidad de renunciar al estudio de la meta computacional como totalidad (como marco que pueda dar cuenta de todo proceso evolutivo) para defender el uso de ese enfoque (funcionalista sobre la base de metas computacionales) sobre sistemas pequeños, de la misma forma que hace la reflexología:
‘Reflexology is, at some level, an approach of this type. It relies on constraining the subject of study to a tiny deterministic linkage, fully characterizing that system, and identifying the minimal set of connections that can produce that linkage as if it were a goal.’
una especie de individualismo metodológio a nivel de sistemas neuronales. Marr lo intentó al estudiar los sistemas de visión pero se vio forzado en última instancia a asumir que la ‘Evolución’ empujaba [forced] al sistema visual a esa meta (una representación útil del mundo externo). Lo cual, nos dice Glimcher, es un a priori que no podemos asumir por la mera existencia de las restricciones explicitadas por G&L. Glimcher propone el estudio de lo cerca que están los sistemas en la práctica del logro de las metas computacionales sin recurso a ningún a priori. Sin embargo en esta formulación de Glimcher sigue siendo la meta aquello que nos dice algo sobre el sistema.
Estas consideraciones sobre el papel del cómputo neuronal y la forma de abordar (funcionalismo) la problemática que presenta su estudio, la posibilidad de dar respuesta a las críticas de G&L y la introducción de lo que es la neuroeconomía nos ocuparán la próxima entrada que esperamos tener preparada para el viernes.

G³ (de glimcher y más foresta: notas debitadas)

  • NOTA 1.
no puedo aquí evitar pensar entre el posible paralelo sobre la forma en la que se explica aquí aquello que es un (arco) reflejo y el diseño de experimentos en Economía Conductual. Cuando la economía estudia la toma de decisiones la economía conductual lo hace identificando los elementos que determinan esa elección: existe un conjunto de premios posibles conocidos de antemano, un espacio de elección que conduce a cada uno de esos premios, y una respuesta dada por el sujeto sobre el espacio. La economía de la conducta se encarga de estudiar las condiciones bajo las que esa respuesta no se adecua a la predicha por la teoría y se pregunta por qué. Sin embargo en la llamada Economía Experimental (V. Smith et al) la construcción es distinta: el objeto de estudio es la evolución de los procesos de elección, no la conducta de los agentes implicados.
Pero esa similitud es sólo aparente y un poco forzada. Existe otra similitud: el estudio de procesos no conscientes que establecen una planicie entre el hombre y el animal… aquello que se aparta de lo que sería una elección óptima (libre de pasiones y cálculos obtusos); así los objetos conductuales de estudio serían aquellos entorpecedores de optimalidad que deberían ser evitados (o aprovechados, no olvidemos los contratos y propagandas que se sirven de esas características conductuales como señuelos, no olvidemos a Taleb). En este sentido la Economía de la conducta es muy diferente del conductismo: la primera considera un subconjunto de elementos conductuales que afectan a la toma de decisiones, el segundo estudia todo aquello que concursa en la generación de respuestas orignidas por estímulos externos.
Por lo tanto existen dos formas en las que podemos considerar la similitud entre Economía de la conducta y conductismo psicológico (modalidad reflexología): una atendiendo a la similitud en la concepción de la actividad del sujeto (agente económico / sistema nervioso); la otra atendiendo al lugar que ocupa la conducta.
  • NOTA 2
 Graciosamente, como suele, Zizek nos habla de la libertad a la luz de esta clase de experimentos mentales. Lo hace a menudo, pero en este caso me refiero a una clase magistral del 2009 colgada recientemente en el youtube (20m30s). En esa parte se refiere a los científicos y filósofos que estudian la relación entre toma de decisiones y libertad; sobre todo en lo referido a la consciencia del momento de la decisión y su realización efectiva. A este respecto son famosos los experimentos de Benjamin Libet sobre toma de decisiones: demostró como la toma de la decisión se produce siempre un momento antes de que seamos conscientes de la misma. Debido a ello se cuestiona aquello que es la libertad y el papel de la conciencia; para que sirve algo que consiste en un registro de aquello que ya ha sido decidido. En este punto hace hincapié Zizek en un aspecto de la teoría desarrollada por Libet para la lectura de sus resultados, con regocijo para su parte más hegeliana, en la que dice que la libertad tiene un espacio conformado por la negatividad; sería una especie de bloqueo, de posibilidad de decir no a un proceso que ya está en marcha en nosotros. Yo creo que aquí el proceso consciente de reflexión juega un papel: hacemos cosas que rechazamos una vez ya hechas y que no sabemos por qué hemos hecho; ese proceso de reflexión es el que nos permite en el futuro corregir nuestras acciones cuando nos encontramos en proceso de volver a caer en aquello que detestamos en nosotros.
  • NOTA 3: (debitada)
(mañana más).

Notas I

En “El sublime objeto de la ideología“, Buenos Aires : Paidós, 2001, (1989 primera edición inglesa) al comienzo del libro hay una extensa introducción a alguna de las ideas más importantes de Zizek por Ernesto Laclau. En un determinado momento habla de la concepción del sujeto:

La reducción del sujeto a sustancia esla proposición central de la filosofía de Spinoza, y ha sido adoptada como estandarte por algunas corrientes marxistas como el althusserianismo (“la historía es un proceso sin sujeto”). Todo objetivismo radical sólo puede afirmarse mediante esta esta reducción. […] este esencialismo de la sustancia se ha planteado habitualmente como la única alternativa al esencialismo del sujeto, que afirmaría la plenitud y positividad de este último. Pero la reintroducción que hace Zizek de la categoría de sujeto lo prova de toda sustancialidad: “si la esencia no está en si misma dividida, si –en el movimiento de enajenación externa- no se percibe a si misma como un enete ajeno entonces no se puede establecer la propia diferencia esencia / apariencia. Esta autofisura de la esencia significa que la esencia es ‘sujeto’ y no sólo ‘sustancia’. Para decirlo de manera más simple, ‘sustancia’ es la esencia en la medida en que se refleja, en el mundo de la apariencia, en la actividad fenoménica, y ‘sujeto’ es la ‘sustancia’ en la medida en que está dividido y tiene una vivencia de si mismo como de un ente ajeno, positivamente dado.

Podríamos decir, paradójicamente, que sujeto es precisamente la sustancia en la medida en que tiene la viviencia de sí mismo como sustancia (es decir, como un ente ajeno, dado, externo y positivo que existe en si mismo). ‘sujeto’ no es más que el nombre de esa distancia interior de la “sustancia” hacia si misma, el nombre de ese lugar vacío desde que la sustancia se percibe a sí misma como algo ajeno”.

[…] Hay sujeto porque la sustancia -objeto- no logra constituirse plenamente; la ubicación del objeto es la de una fisura en el centro mismo de la estructura. El debate tradicional entorno a la relación entre agente y estructura queda así fundamentalmente desplazado puesto que el tema ya no es un problema de autonomía, de determinismo vs libre arbitrio, en el que dos agentes plenamente constituídos como “objetividades” se limitan mutuamente. por el contrario, el sujeto surge como resultado del fracaso de la sustancia en el proceso de su autoconstitución.

función y forma

Sin quererlo me he visto obligado a atender a alguna de las cosas que suceden en el continente Americano. Existen en México inquietos movimientos populares que están recurriendo a la reinvención del pasado para intentar cambiar su presente. Hace unos días atendí a una conferencia youtube a ser impartida por Anselm Jappe en San Cristobal de las Casas. Finalmente Jappe no pudo asistir por lo que un profesor allí presente dio lectura a un escrito enviado por Anselm. La conferencia fue colgada en youtube por la API (Agencia de Prensa India). Después abrí el Google Earth para pasearme por San Cristobal, Chiapas, Oaxaca (segundo hogar de un buen amigo), y finalmente la Baja California. Para alcanzar perspectiva me alejé y roté la tierra de forma que en el mismo plano pudiera alcanzar a ver desde San Francisco hasta San Cristobal.

Todo esto no tiene nada que ver (aparentemente) con lo que quiero hacer hoy salvo quizás la posibilidad de mentar a los mexicans. Hoy quería desarrollar una ocurrencia que tuve ayer después de ir a ver “This must be the place“, (recomendable). Decía un querido profesor mío de micro que lo que no se te ocurra un viernes por la noche mientras ves una película de Bruce Willis (en Arma Letal para más señas) no se te ocurrirá jamás (relatando una experiencia propia sobre el significado del signo de una derivada segunda); yo debo conformarme con Sean Penn un lunes por la tarde pero quizás todo sea cuestión de biorritmos. Pues bien, salía de la película y comencé a pensar en Postone. He comenzado “Tiempo, trabajo y dominación social” y una de las cosas que más me ha llamado la atención es su énfasis en las distinciones de lo histórico y lo transhistórico a la hora de categorizar. La introducción que realiza sobre el pensamiento de Marx me está gustando mucho. Entonces di en pensar en el cuadro lógico sobre lo cogniscible y la conciencia: 
|————ºººººººººººººº——————-|———–ºººººººººººººººº————————|
| LO Q SABEMOS Q SABEMOS        |        LO Q SABEMOS Q NO SABEMOS |
|                                                          |                                                                |
|———————————————-|—————————————————–|
| LO Q NO SABEMOS Q SABEOS    | LO Q NO SABEMOS Q NO SABEMOS     |
|                                                         |                                                                  |
|———————————————|——————————————————| 
para completar la merienda me vino a la mente algo sobre lo que he vuelto estos días: “The future of Hegel: Plasticity, Temporality, Dialectic“, un artículo de Catherine Malabou en Hypatia en el que hace un resumen de la que fue su tésis doctoral, dirigida por Derrida. Es un artículo que me encanta por la forma que tiene de desplegar metodología (de conducirse) la Malabou. Definiendo primero la forma de definir, después aquello que es plasticidad, después la dialéctica como una forma de plasticidad, para finalmente ponerse a trabajar sobre la relación entre plasticidad y temporalidad. Cuando, en la anterior entrada intenté entender cada una de las formas de racionalidad mediante el cuadro anterior lo hice primero respecto de dos conceptos muy determinados de racionalidad para depsués intentar aplicarle una Zizek. el problema con Zizek surgía debido a la forma en que relaciona conciencia y saber, distinto de conocimiento. Pero realmente no se aplicó al cuadro ningún concepto de racionalidad en ese caso. En caso de haberla es como si hubiera distintas racionalidades en juego, no una que privilegie un cuadrante sino varias que se interrelacionan (en contradicción o complementariedad) en cada uno de los cuadrantes. Hubo muchas cosas de las que soy consciente que me quedaron en el tintero que debería siquiera apuntar. Es la inseguridad del que no sabe bien dónde se mete. Malabou recurre a una cita de Cangilhem para explicarnos la forma en la que debemos trabajar con conceptos; la cita me encanta y paso a reproducirla por enésima vez en esta ocasión citándome a mi mismo:
“In order to develop a concept, it is important to vary both its corresponding extension and its intelligibility. Canguilhem recommends generalizing the concept by incorporating its exceptions.
It is to export it outside its original domain using it as a model giving it the function of a form.”
En este caso nuestro concepto es el de racionalidad económica. El cuadro lógico nos servía para categorizar, así las distinas formas de racionalidad estudiadas encontraban lugares distintos. En el primer caso (neoclásica y aledaños) nos centramos en el primer cuadrante y obtenemos debido a ella una serie de postulados añadidos: maximización en varios ámbitos: recogida de información y capacidad de cómputo mediante un uso consciente. Existe una variane (Glincher) que no solitica conciencia y que veremos más adelante. En el segundo caso (hayekiana y aledaños) domina el enfoque satisfactor (Simon) en lo tocante a lo cognitivo y la racionalidad presentada no demanda demasiado: un buen diseño institucional (estructura). Los requisitos, de acuerdo con el entorno al que remite esta forma de racionalidad, tienen que ver con el ámbito de actuación de las formas que la hacen trabajar. Su entorpecimiento no tiene sólo consequencias económicas sino también políticas. Por último el marxismo a la Zizek no entiende la racionalidad como un ámbito de afirmación similar dado que el sentido de las tensiones aportadas por las razones a tener en cuenta en lo económico se encuentran escindidas, por una parte (la racionalidad de lo institucional –las razones a las que responde- ejerce un dominio sobre otro tipo de racionalidad siendo, en lenguaje Zizekiano, un tipo de excrecencia de la primera: la presente en las razones a las que responde el sujeto de lo consciente / inconsciente). Y por otra aquí existe la necesidad de trazar una forma temporal que diferencie lo histórico de lo transhistórico, para mediante la temporalidad darle la fución de una forma. Es por ello que las dos primeras concepciones tienen una noción de lo óptimo en cuanto a un tipo de racionalidad a ser afirmada, mientras que esta última renuncia a dibujar un óptimo racional o cuando menos encuentra lo racional como conflictivo, necesario y peligroso. Lo que en las dos primeras formas son impedimentos a la racionalidad en esta última no tienen por qué serlo, pueden bien ser formas pasa su transformación.
Para trabajar con la racionalidad a la Zizek nos proponemos aplicar al cuadro de lo cognoscible la dimensión de capitalización entendiéndolo en la forma que lo hace Schumpeter, recordemos: 
El análisis de la decisión económica, que es realmente todo el contenido de lo que estamos acostumbrados a estudiar en la forma particular de una teoría del valor, se puede desarrollar, en su plano más abstracto, a base de cosas sin especificar llamadas “bienes”, sin más propiedades que las de ser deseadas y ser escasas. Pero es natural que, con objeto de abrirnos camino más allá de las generalizaciones más áridas, tomemos de nuestra visión de la realidad otras restricciones más, aplicables a la decisión económica, restricciones implicadas en nuestro “know-how” o, por decirlo menos coloquialmente, en las limitaciones de un determinado horizonte tecnológico, y que permitirán algunas transformaciones de nuestro fondo inicial de bienes e impedirán otras. En cualquier caso, hemos de postular determinadas necesidades y determinados deseos, un determinado horizonte tecnológico, determinados factores ambientales, como la tierra y un personal de concretas cualidades y clases, y un fondo dado de bienes producidos, con los cuales arrancar. Pero aún no basta con eso. Este fondo inicial de bienes no es un montón homogéneo ni amorfo. Sus varias partes se complementan las unas con las otras de un modo que entendemos fácilmente en cuanto que se habla de edificios, equipo, materias primas y bienes de consumo. Algunas de esas partes tiene que estar disponibles antes de que podamos manejar otras; y hay secuencias y retrasos varios entre las acciones económicas que se imponen inapelablemente y restringen ulteriormente nuestras decisiones; y eso ocurre de modos muy diferentes según la composición del fondo o capital inicial con el que hayamos de trabajar. Expresamos [700] esta circunstancia diciendo que la reserva de bienes existente en cualquier momento es una cantidad estructurada, una cantidad que presenta en sí misma relaciones estructurales que configuran en parte el curso ulterior del proceso económico. 
CON UNAS RESTRICCIONES (a desarrollar en en futuro) SOBRE LA ONTOLOGÍA DE LOS ELEMENTOS QUE PARTICIPAN.
Ellos es debido a que no es posible recurrir únicamente a la dimensión que pueda aportar la capitalización a nuestro cuadro, el hecho de que la racionalidad se encuentre escindida se debe a la concepción dialéctica de la dinámica que se presupone al proceso. Para ello consideraremos una visión desde la plasticidad de los procesos al modo en que lo hace Catherine Malabou.