Una canita al aire ( iii )

Efectivamente, lo que he estado haciendo en las entradas previas de “Una canita al aire” no es algo que nos permita decir mucho sobre la Ley de Say. Ni siquiera estoy muy seguro de cómo pueden ser leídas esas gráficas al pretender que no existen precios de los factores. Es algo que he hecho exclusivamente para obviar la polémica sobre el capital de Cambridge. La esencia de la Ley de Say es que la producción genera rentas que son empleadas en los bienes consumidos generando demanda. Si de alguna forma puede ser pensado el modelo es como la relación entre la oferta de trabajo y la capacidad para transformar ese trabajo en riqueza. En la gráfica (C) se presenta un fenómeno que podríamos llamar “masoquismo industrial”: las sociedades actuales pese a que generan grandes incrementos de renta se muestran insensibles a esos incrementos, siendo el número de horas contratadas (obviemos crisis inoportunas) inelástico a ese incremento. Sobre este hecho existe evidencia empírica contradictoria. A favor: Francis & Ramey, “A Century of Work and Leisure“, y en contra Aguiar & Hurst “Measuring trends in Leisure: The Allocation of Time over Five Decades“. Siendo la controversia entre los dos enfoque sobre la forma de medir el tiempo de trabajo en caso de haber disminución esta no ha sido muy significativa por lo que la otra variable a tener en cuenta sería fundamental a la hora de determinar la pendiente de la curva de indiferencia: ¿Ha aumentado sensiblemente la renta en las últimas cinco décadas? Las respuestas de los economistas varían entre “mucho” y de “forma extrema”, dependiendo de cómo se mida esa variación. Si somos inmensamente más ricos ¿por qué somos tan masoquistas?
Mi idea ya la he apuntado en entradas previas y entronca con mi trabajo de los últimos dos años: las formas de racionalidad y su relación con la toma de decisiones. Básicamente: si quien construye el sitio donde vas pasar tu tiempo libre es quien te vende no esperes de ti misma una conducta muy racional. Estoy pensando en los centros comerciales. Las corrientes principales de la ciencia económica piensan el desarrollo como derivado de la innovación empresarial, el desarrollo tecnológico y demás. No es cuestión de ponerse neo luditas (por muy bien que nos caiga alguna de esa gente), pero lo cierto es que se ha construído en el pasado siglo una potente estructura de oferta olvidando el lado de la demanda. No podemos dejar de recordar que la corriente crítica principal con la economía ortodoxa (que dirían Winter & Nelson) han sido los hijos de Keynes, cuya preocupación fundamental es ¡estimular la demanda!. Por su lado los de la economía evolutiva que he estado estudiando este mes son grandes especialistas en la dinámica capitalista ¡y sólo tienen ojos para la oferta! El lado de la demanda prácticamente no lo mencionan. Los únicos que han dicho algo al respecto han sido las gentes de la economía ecológica y los decrecentistas, a los que no he leído pero que por lo que me suena construyen más una crítica de la «irracionalidad global del sistema» que una revisión constructiva del mismo: no señalan sus puntos fuertes y por donde hace aguas. (Creo).
La necesidad del desarrollo de una racionalidad de la demanda es lo que ocupa lo que pienso que debemos hacer. No se trata sólo de “consumir más racionalmente”, sino de generar mejoras tecnológicas, avances en eficiencia, a través del lado de la demanda. Y creo que para pensar adecuadamente las dinámicas que pueden ser desencadenas a través de ese lado de la demanda debemos introducir en el gran caldero otros ingredientes diferentes de la competencia, la definición individual de los derechos de propiedad, o la maximización de los beneficios. Es otra la racionalidad que nos encontramos de ese lado. Lo cual no quiere decir que haya que castigar a las dinámicas que tienen lugar en el lado de la oferta. Estos puntos serán tratados de forma más extensa el año que entra (2013) que aprobecho para deseároslo bueno, aun que venga penoso.
Ha muerto Hirschman que en su “Los intereses y las Pasiones” se ocupaba de forma amplia de los pensadores escoceses y franceses del XVIII, de su preocupación por el desenfreno de las pasiones del Príncipe, y de la necesidad de desarrollar un contrapeso que hiciese de balanza a esas pasiones, una pasión tranquila y de efecto “pulicio”, que se diría en el medievo. (i.e. civilizatorio ). De igual forma que pensaron la división de poderes en el ámbito político pensaron el interés propio como contrapeso económico a la propia esfera de las pasiones, que tendría efectos apaciguadores entre las naciones mediante la promoción del comercio y el intercambio.
Espero, por otra parte, que este no sea la última entrada de hoy, tengo todavía un par de gráficas en el bolsillo que tienen más de broma que otra cosa, aunque me sirva de ella para la introducción del concepto de “demanda reflexiva”, que contrapongo a la “demanda masoquista” que nos caracteriza. Así será si no caigo agotado.
Anuncios

notas sobre racionalidad en Ostrom (3)

Hoy acabamos la serie de post sobre el artículo de ostrom y que comenzamos aquí y continuaos aquí. Con las mismas premisas y flaquezas. 
no posible la construcción de un modelo causal que relacione todas las variables que intervienen en el proceso. Pero sí es posible la construcción de escenarios teóricos coherentes que partan de modelos base relativamente simples para ver que pasa si algo cambia en ese escenario.
Pone un escenario como ejemplo, uno que debería conducir a la cooperación. (Granjeros). Estudia como el cambio de algunas de las variables estructurales afecta a la probabilidad de cooperación. (Simetría de los participantes, tamaño reducido del grupo, bien público con coste de dotación reducido, interacción en el largo plazo de los participantes). Ahora se pregunta qué pasa si modificamos cada una de esas variables. Estudía como afecta la asimetría de los usos: alguien que compra una parcela para contruir casas a medio plazo; el uso de la tierra es dieferente por lo que para él la limpieza de los canales de riego no es un objetivo; si este nuevo propietario posee bastante tierra, pongamos 1/2 del total, su interés, divergente del de los otros agricultores producirá una cascada de efectos sobre la probabilidad de cooperación.

apartado: IMPLICATIONS.
Incrementar el nivel de entendimiento de aquellos dedicados a la formalización teórica, la investigación experimental, a través de las ciencias biológicas y sociales. Los fundamentos de los análisis de políticas hay que repensarlos y educar civícamente a los ciudadanos en teorías validadas sobre “empirically validated theories of collective action empowering citizens to use the ‘science and art of association to help sustain democratic polities in the 21th century”.

apartado: implications for research.

‘what the research on social dilemmas demonstrates is a world of possibility rather than of necessity. We are neither trapped in inexorable tragedias nor free of moral responsibility for creating and sustaining incentives that facilitate our own achievement of mutually productive outcomes. […] Nor can we simply rest assured that only one type of institution exists for all social dilemmas, such as a competitive market, in which individuals pursuing their own preferences are led to produce mutually productive outcomes. 

(los problemas suelen ser de diseño, implicación de los actores, imposición de castigos efectivos, y vigilancia del esfuerzo desempeñado)
. [podríamos pensar en el euro y la crisis de la deuda: es posible que los objetivos de largo plazo de los distintos gobiernos sean distintos –>> no cooperación; tb sobre la falta de confianza, la dificultad de medir los esfuerzos realizados, etc].
Analiza la posibilidad de la complementariedad de las teorías de la racionaliad limitada y completa, de integrar en funciones de utilidad habituales la reciprocidad, la confianza, etc. [mi problema sigue teniendo que ver, como con V. Smith, con la inclusividad. Cuando defines tu objeto de estudio, la elección racional, por ejemplo, e inmediatamente traduces todo problema económico como un problema de elección individual. Y en este punto está bien recordad a K&T y sus trabajos sobre los efectos marco, o los estudios que existen sobre la obediencia, y las distintas limitaciones estructurales sobre el conjunto de posibilidades de elección… lectura de los costes de transacción como que en determinadas circunstancias es buenos que unos manden y otros obedezcan. Es importante tb poder entender el efecto de los grupos de poder sobre ese conjunto de posibilidades (sobre esto supongo que sí existen muchos estudios, toda la teoría de la elección, etc), y en este punto es ilustrativo el ejemplo que pone Ostrom de los granjeros y la limpieza de las canalizaciones para el riego… ¿y qué sucede cuando existen dos grupos con intereses contrapuestos pero que necesitan de la acción colectiva para competir? Aquello que queda fuera del objeto de estudio pero que sigue siendo económico a veces puede ser más importante en los arreglos económicos que lo que se está estudiando.]

The most immediate research question that need to be addressed using second-generation models of human behavior relate to the effects of structural variables on the likelihood of organazing for successful modes of collective action.

[‘organazing for successful modes of collective action’. EL hincapié en la tradición vinculada a la escuela austriaca sobre la capacidad de los muchos agentes para recolectar información dispersa y transmitirla a través del sistema de precios. ‘Successful’ significa que la intención es la adecuada: en la economía experimental, en los test que se realizan, se declaran intenciones. Son presentadas diversas opciones con diversos pagos y de acuerdo con lo que se decide así se obtiene un resultado u otro. Escoges una opción a la que le corresponden unos pagos; cuando el sumatorio de todos los pagos representados por el juego es máximo entonces obtenemos un óptimo. Sin embargo los problemas ecológicos, por poner el ejemplo más palmario de valoración cuestionable, no representan ningún problema para ninguno de estos enfoques. En ecología existe un problema de valoración y otro de acción. Es evidente que los mercados no recogen toda la información relevante en lo tocante a los costes futuros de las acciones presentes. La inconpletitud de los mercados es una de las causas, pero incluso aunque los mercados fueran completos no sería posible establecer una valoración de los previsibles daños futuros debido a la incertidumbre inherente a las consecuencia de las acciones presentes. Después existe otro problema que es en el que se centra ostrom, el de la acción colectiva. en este caso la acción colectiva requerida para solucionar el problema que se nos presenta no creo que sea posible resolverla a través de las herramientas ofrecidas por la economía de la elección (tanto en las versiones de racionalidad completa como limitada). por una parte están los problemas de valoración, ya comentados, por otra las propias condiciones estructurales de la acción colectiva requerida para dar solución a un problema de tal envergadura. El problema es el propio capitalismo; es un sistema de acumulación muy efectivo, tremendamente dinámico; no precisa de una acción consciente ni planificada para reproducirse socialmente, pero ese es precisamente el problema, que necesitamos establecer un mecanismo de acción colectiva que vaya en sentido contrario: que despliegue una dinámica en la que se descapitalice la sociedad con el mínimo coste en términos de pérdida de bienestar. Creo que es el desafío económico más urgente que tenemos. Pensar esa otra acción colectiva necesaria, los elementos estructurales que le pueden convenir, el papel que debe jugar el procomún… el tipo de racionalidad que puede suponer…]

A recent set of studies on tax compliance raises important questions about the trust heuristics used by citizens and their reactions to governmental efforts to monitor compliance. Too much monitoring may have the counterintuitive result that individuals feel they are not trusted and this become less trustworthy (Frey 1993). Frey (1997) questions whether some formal insitutional arrangements, such as social insurance and paying people to cintrubute effort, reduce the likelihood that individuals continue to place a positive intrinsic value on actions taken mainly because of internal norms. Rather, thay may assume that formal organizations are charged with the responsibility of taking care of joint needs and that reciprocity is no longer needed (Taylor 1987).

apartado: Implications for policy.

Using a broather theory of rationality leads to potentially different views of the state. If one sees individuals as helpless, then the state is the essential external authority that mist solve social dilemmas for everyone. If, however, one assumes individuals can draw on heuristics and norms to solve some problems and create new structural arrangements to solve others, then the image of what a national goverment might to do is somewhat different. […] But national governments are too small to govern the global commons and too big to handle smaller scale problems.

To achive a complex, multitiered governance system is quite difficult. Many types of questions are raised. [Muy interesante:] How do different kinds of institutions support or undermine norms of reciprocity both within hierarchies (Miller 1992) and among members of groups facing collective action problems (Frohlich and Oppenheimer 1970, Galjart 1992)? Field studies find that monitoring and graduated sanctions are close to universal in all robust common-pool resource institutions (E. ostorm 1990). This tell us that without some external support of such institutions, it is unlikely that reciprocity alone completely solves the more challenging common-pool resource problems.

notas sobre racionalidad en Ostrom (2)

Continúo con el resumen comentado sobre ‘A Behavioral Approach to the Rational Choice Theory of Collective Action‘, de E. Ostrom. Como el otro día entre corchetes las notas; el resto en castellano es el resumen por libre y en inglés las citas literales. He intentado que no vaya tan mal como esa anterior entrada, pero por otra parte es trabajo en bruto y no da mucho más de sí.
apartado: Evidence of the use of reciprocity in experimental settings.
lo de que sea el primer jugador el que haga la oferta sobre el reparto y el segundo tenga que aceptar o rechazar. se tiende a rechazar ofertas consideradas demasiado bajas contradiciendo aquello que apunta la teoría que debería suceder. Hay una “punishment hypothesis” y una “learning hypothesis” que intentan explicarlo.
la ‘punishment’ se basa en un argumento sobre reciprocidad. 
‘in contrast to adaptive learning, punishment attributes a motive to the second mover’s rejection of an unequal division asserting that it is done to punish the first mover for unfair treatment. This propensity toward negative reciprocity is the linchpin of the argument.’ (cita de Abbink et al. 1996, 6)

otros dos hallazgos: los que tienden a cooperar en juegos de un único movimiento tb esperan cooperación a un nivel superior que aquellos que tienden a traicionar. Además, cuando se le ofrece a un jugador a entrar en un juego con dilema moral incorporado los cooperadores son más propensos a entrar en el mismo.
Los cooperadores adoptan una norma que les beneficia a largo plazo (otros como ellos están más dispuestos a entrar en esa clase de juegos cooperativos). La proporción de individuos cooperadores es alta. Estas proporciones aumentan cuando:
(1) providing subjects with an opportunity to see one another, (2) allowing subjects to choose whether to enter or exit a social-dilemma game (3) sharing the costs equally if a minimal set voluntarily contributes to a public good, (4) providing opportunities for distinct punishments of those who are not reciprocators, and, as discussed above, (5) providing opportunities for face-to-face communication.
apartado: The Core relationships: reciprocity, reputation, and trust. 
El usar reciprocidad como herramienta hace que la reputación importe. Se acaba valorando a aquellos que cumplen y evitando a los incumplidores. Mientras que la confianza influye en la voluntad de iniciar un juego.
“Thus, as the core of a behavioral explanatin are the links between the trust that individuals have in others, the investment others made in trustworthy reputations, and the probability that participants will use reciprocity.” (Figure 2).
 [obsérvese como las variables son definidas respecto de una metodología individualista y en la que esos individuos son agentes individuales (valga la rebuznancia) … personas, no empresas o otra clase de agentes económicos] Describe la tríada como de refuerzo mutuo. Hay espirales de refuerzo positivas y negativas en este tipo de dinámicas, que elevan o hacen disminuir la cooperación. 
Apartado: Communication and the Core Relationships.
la confianza la dan la comunicación y el cara a cara frecuentes. Son los elementos que dan al individuo información para valorar si coopera. Cuando no existe simetría en las dotaciones individuales es más difícil alcanzar un acuerdo. Aquellos acuerdos que son contingentes deben incorporar un mecanismo de castigo. En un juego de N personas es más difícil mantener acuerdos que con dos porque si el resultado de la cooperación no es bueno no sabes de quien es la culpa. Sin comunicación el problema es peor todavía. Una estrategia de castigo es irse a nash desde ese momento hasta el final. [Las situaciones sociales en las que ya no es posible la confianza –>> cero coop.] En juegos repetidos se suele discutir la conveniencia de esta estrategia para traiciones ligeras. Suelen acordarse castigos suaves; si las traiciones continúan se tiende a Nash.
No hace falta que los castigos sean monetarios, puede ser una advertencia verbal, manteniendo este método también altos niveles de cooperación.
“It is also clearer now why sending anonymous, computerized messages is not as effectuve as face-to-face communication. Individuals judge one another’s trustworthiness by watching facial expressions and hearing the way something is said. It is hard to establish trust in a group of strangers who will make decisions independently and privately without seeing and talking with one another.
apartado: Illustrative theoretical scenarios.
Siendo necesaria la construcción de modelos de racionalidad alternativos no va a entrar en ello en el presente artículo, simplemente va a identificar los atributos de la conducta humana que deben ser incluidos en esos modelos. En los dilemas sociales han de ser incluidas las expectativas que unos individuos tienen sobre la conducta de los otros (confianza), las normas que aprenden de la socialización y las experiencias de la vida (reciprocidad), y las identidades creadas por los individuos que proyectadas por sus intenciones y normas (reputación).

notas sobre racionalidad en Ostrom (muy largo)

Va un post muy largo en el que vuelco algún trabajo que estoy haciendo sobre un artículo de E. Ostrom sobre racionalidad y acción colectiva. Es lo primero que leo de Ostrom por lo que las críticas son completamente provisionales. 
El artículo es este y está disponible on line en formato pdf.
Entre corchetes las notas; el resto en castellano el resumen por libre y en inglés las citas literales. lo estoy haciendo sin referir paginado…

5 razones para reformular la teoría de la elección racional:
1. cuando existe un dilema social el comportamiento se ve afectado por variables estructurales. [que habrá que estudiar para completar la teoría o reformularla]
2. hay que integrar los resultados de las ciencias sociales y biológicas en un marco teórico que se base en sus resultados. los andamiajes que suponen las instituciones de competencia actúan de tal forma que los individuos que no compiten quedan fuera de juego.
3. remite al trabajo de científicos cognitivos, teóricos evolucionistas y otros, que estudian cómo la reciprocidad y otras normas y reglas de conducta has sido iniciadas.
4. se ha asumido que las personas racionales no son capaces de resolver los dilemas sociales si no es mediante ayuda externa. Y son políticas que han fallado.
5. sobre la visión que la teoría de la racionalidad tenía de la política como partes parciales representantes de intereses no coincidentes con los de la gente.
[Ahora va a enlazar lo de los dilemas sociales con las formas distintas de racionalidad]. Los dilemas sociales se caracterizan por situaciones en las que los individuos toman decisiones individuales en situaciones de interdependencia. Los jugadores pueden contribuir o no a un beneficio que será conjunto. Tentación de no contribuir. La predicción [para la th ec. de racionalidad perfecta] es que nadie contribuye, situación que sería un equilibrio de Nash (dadas las acciones de los otros…). son dilemas porque existe al menos una situación que mejora la situación de todos. Conflicto entre racionalidad individual y de grupo.
Muchos modelos de dilemas sociales. En todos un cjto de individuos está involucrado en un juego que tiende hacia un Equilibrio de Nash, y cuando se da una sola iteración el juego produce un resultado menos que óptimo. El equilibrio es inferior en el sentido de pareto. Sólo si cooperan pueden alcanzar pareto.
Ademas casi todos los modelos que representan dilemas sociales cumplen que: (1) todos los participantes tienen un conocimiento común de la estructura fijada de forma exógena de la situación y de los pagos que reciben todos los individuos. (2) las decisiones sobre la estrategia se realiza de forma simultánea e independiente, (3) en un juego simétrico en donde todos poseen la misma variedad de elección de estrategias y en donde (4) no existe un árbitro externo que imponga acuerdos.
y se resuelve hacia atrás. Las distintas modalidades de th de acción racional difieren en lo referido a las funciones de pagos. [nash eq.=cero coop], el resultado eficiente será considerado como 100% coop.
Sin embargo en la vida real los agentes contribuyen al mantenimiento de bienes públicos. Los laboratorios confirmaron esto incluso para juegos de un solo movimiento.
después pasa a explicar la evolución de los modelos a partir de ese momento, que intentan dar respuesta a ese desafío teórico de distintas formas. Mediante formas de ‘irracionalidad’ por parte de algunos agentes (de conducta mimética: reciprocators) o que no se sepa cuando acaba el juego. en todo caso se ha de asumir incertidumbre sobre la duración o asumir que algunos jugadores son irracionales. pero resulta en explicaciones demasiado retorcidas.
pasa a defender la economía experimental y a relatar cuatro de sus principales resultados. Son resultados para: dilemas sociales, con racionalidad completa, info completa, una decisión con periodos finitos. Para retar las predicciones de no cooperación.
1. Altos niveles de cooperación inicial se encuentran en la mayoría de los tipos de dilemas sociales, pero esos niveles son inferiores al óptimo de forma consistente.
2. la conducta observada no es consistente con la inducción hacia atrás en dilemas sociales repetidos finitamente que aconseja la th.
3. las estrategias de equilibrio de nash no son buenos predictores al nivel individual.
4. las estrategias para los equilibrios de nash no son aprendidos en los juegos de dilemas sociales repetidos por los individuos.
apartado: high but suboptimal levels of initial cooperation. ahora habla de dilemas sociales de provisión de bienes públicos. pero si repites el juego el nivel de involucración de los jugadores puede variar mucho (descendiendo).
apartado: behavior in social dilemmas inconsistent with backward induction. no es la forma en que los agentes resuelven los problemas de interacción: rapoport 1997.
apartado: nash equilibrium strategies do not predict individual behavior in social dilemmas. en otro tipo de situaciones tanto a nivel individual como colectivo es un buen predictor, pero no en lo tocante a dilemas sociales. Si bien los resultados agregados en situaciones de dilemas sociales se aproximan a un eq de nash, la varianza es extrema. Es una estrategia que no se juega en esa clase de dilemas, nadie lo hace.
apartado: individuals do not learn nash equilibrium strategies in social dilemmas. sin comunicación los niveles de cooperación caen hasta el eq de nash. pero la gran varianza de conductas parece sugerir que los agentes aprenden otra cosa, no la estrategia de eq de nash. es como si aprendieran a cooperar de forma moderada. la cooperación sólo tiende a cero cuando el juego consta de muy pocos periodos.
apartado: two internal ways out of social dilemmas
‘the combined effect of these four frequently replicated, general findings represents a strong rejection of the predictions deirved from a complete model of rationality.’ Existen otros dos hallazgos que contradicen lo predicho por los modelos tradicionales que nos indican como es posble conseguir resultados ‘mejores que los racionales’ (cosmides and tooby 1994): hablar un poco da confianza y permite llegar compromisos. en segundo lugar la capacidad para resolver dilemas sociales de segundo orden que modifican la estructura de los de primer orden.
apartado: communication and collective action.
se espera, en th de los juegos nocooperativos, que hablar no sirva de nada salvo para que para unos jugadores intenten convencer a otros de que cooperen para ellos traicionar. pero los cara a cara son significativos en la modificación de los resultados obtenidos por la economía experimental. Y es así en todos los tipos de dilemas sociales estudiados. El cara a cara es la variable que más incrementa los niveles de cooperación. Por ejemplo, comunicación a través de pc no funciona tan bien como el cara a cara. Explicaciones que se han dado:
(1) existe una transferencia de información de aquellos que comprenden cual es la estrategia óptima a aquellos que no.
(2) lo que intercambia es el compromiso mutuo.
(3) se incrementa la confianza por lo que las expectativas se ven afectadas.
(4) se añaden valores a la estructura de pagos subjetiva.
(5) refuerzo de valores normativos previos.
(6) desarrollo de la identidad de grupo.
ciertos experimentos parecen indicar que el intercambio de info no es la causa, –>> (1) no es válida, –>> (2), (3), (6) parecen ser las que hacen que la comunicación sea efectiva. Son muchos los modos de comprometerse, juramentaciones, y una gran variedad de procesos de refuerzo que permite la comunicación. Parece que afecta a la confianza mutua; siendo elementos fundamentales los compromisos condicionales y la reputación para una teoría de segunda generación de conducta racional limitada y moral.
el incremento en el montante de las apuestas y la dificultad de vigilancia de la conducta hace menos eficaz la comunicación. Se alcanzan niveles cuasi-óptimos cuando los sujetos poseen relativamente poco y tienen oportunidades para verse. Cuando las dotaciones se elevan la comunicación cara a cara se vuelve crucial (para evitar la tentación). Pero la comunicación no es suficiente, dado que no siempre produce cooperación óptima.
apartado: innovation and collective action.
Reproduzco: ‘chaning the rules of a game or using scare resources to punish those who do not cooperate or keep agreements are usually not considered viable options for participants in social dilemmas, since these actions create public goods. Participants face a second-order social dilemma (of equal or greater difficulty) in any effort to use costly sanctions or change the structure of a game (oliver 1980). the predicted outcome of any effort to solve a second-order dilemma is failure.
Pero eso es lo que hacen los sujetos de los experimentos: implementan gran variedad de reglas que modifican la estructura de los juegos dependiendo de los resultados que va arrojando el juego. Esos cambios dependen de las circunstancias locales del desarrollo del juego y de convenciones culturales de las que son partícipes los jugadores. Pero existen, dentro de esa gran variedad, unas pautas que caracterizan esos acuerdos. Los régimenes de gestión del procomún más robustos incorporan mecanismos de vigilancia del cumplimiento de las reglas y de garantías de sanción. Estas sanciones suelen ser modestas, indicando que la misma tiene más que ver con el hecho de declarar públicamente que el comportamiento inadecado ha sido detectado. Los reincidentes sí que se suelen enfrentar a severas penalizaciones, generalmente la expulsión del grupo. Este tipo de reglas generan un efecto confianza en los participantes sobre el cumplimiento general de los acuerdos.
las reglas apropiadas se establecen mediante un proceso de prueba y error dada la complejidad del mundo. En entornos altamente impredecibles suele llevar más tiempo dar con las reglas apropiadas. Aquellos individuos con altos niveles de confianza contribuyen en mayor medida a la formación del procomún mientras que aquellos con bajos niveles contribuyen en mayor medida al fondo de castigo y poseen también el mayor nivel de cooperación (aportaciones al fondo común). Cuando los acuerdos sobre sanciones son discutidos cara a cara y votados el sistema conduce a resultados cuasi óptimos. (85% de coop con cara a cara, 93% cara a cara + voto x mayoría)… y el nivel de oportunismo bajó hasta el 4%. los costes fueron mínimos.
También habla de un estudio sobre la voluntad de cambiar estruturas institucionales cuando afrontan dilemas de recursos comunes. Los resultados indican que los individuos pillados en situaciones en las que han de resolver los dilemas sociales son capaces de afrontarlos y que el modelo teórico sobre la conducta de los individuos no se ajusta a la realidad. pero resulta que la th de juegos cooperativos tampoco ofrece una explicación mejor. Ambas predicen resultados extremos que no acaban por dar, por lo que no son buenas explicaciones de los niveles de cooperación, al suponerlos fijos se obvia una cuestión fundamental.
‘The really big puzzle in the social sciences is the development of a consistent theory to explain why cooperation levels vary so much and why cooperation levels vary so much and why specific configurations of situational conditions increase or decrease cooperation in first- or second-level dilemmas. (¿No pasa a veces que lo que resulta extraño son los niveles de cooperación pese a estar siendo tangado?) […] We need a second-generation theory of boundedly rational, innovative, and normative behavior.
Al partir de los modelos tradicionales de teoría de la elección y teoría de juegos en los que el dilema del prisionero resulta un callejón sin salida, el problema de la cooperación en la gestión de procomún es visto desde el punto de vista de la confianza (aquello que creemos que los otros van a hacer: ¿pero puede no suceder que lo que tenga sea una falta de confianza y pese a todo continúe cooperando? Los políticos roban pero sigo votando, quizás por la desconfianza y el miedo al cambio) que es la que explica que la cooperación pase a ser la estrategia racional. Además el cara a cara y los mecanismos de castigos tb ayudan. Sin embargo: existe cooperación aun que no se dé cara a cara ni castigos. Incluso en las condieciones más adversas.
apartado: Toward second-generation models of rationality. [!!!!!]
la primera generación de modelos es buena cuando la competencia es alta y aquellos jugadores que no maximizan los valores externos son botados del mercado. “consistent with all models of rational choice is a general theory of human behavior that views all humans as complex, fallible learners who seek to do as well as they can given the constraints that they face and who are able to learn heuristics, norms, rules, and how craft rules to improve achieved outcomes.’
* learning Heuristics, Norms, and Rules.
habla de algo muy similar a lo que dice Gigerenzer. Rules of thumb. Procesos de aprendizaje de como adoptar y usar normas y procesos de decisión; este proceso de valoración interna se representa mediante la introducción de lo que el equipo de ostrom ha dado en llamar ‘delta parameter’, un parámetro que es sumado o sustraído del coste objetivo de una acción.
“In addition to learning instrumental heuristics, individuals also learn to adopt and use norms and rules. By norms I mean that the individual attaches an internal valuation –positive or negative-to taking paticualr types of action. Crawford and Ostrom refer to this internal valuation as a delta parameter that is added to or substracted from the objective cost of an action. Andreoni models individuals who gain a ‘warm glow’ when they contribute resources that help others more than they help themselves in the short term. Kanck refers to negative internal valuations as ‘duty’. Many norms are larned from interactions with others in diverse communities about the behavior that is expected in particular types of situations (Coleman 1987). The change in preferences represents the internalization of particular moral lessons from life (or from the training provided by one’s elders and peers). The strength of the commitment (Sen 1977) made by an individual to take particular types of future actions (telling the truth, keeping promises) is reflected in the size of the delta parameter.
[referido al cara a cara, las cuestiones de la impersonalidad del mercado tanto en situaciones de competencia como de baja competencia. la consideración en la cooperación social de la mano invisible, de la relación de todo con todo].
“The distinction between internalized but widely shared norms for what are appropriate actions in broad types of situations and rules that are self-consciously adopted for use in particular situations is at times difficult to draw when doing fieldwork.”
apartado:: Reciprocity: An Especially Important Calss of Norms.
[…] Humans appear to have evolved specialized cognitive modules for divers tasks, including making sense out of what is seen (Marr 1982) inferring rules of grammar by being exposed to adult speakers of a particular language (Pinker 1994), and increasing their long-term returns from interactions in social dilemmas (Cosmides and Tooby 1992). Humans dealt with social dilemmas related to rearing and protecting offspring, acquaring food, and trusting one another to perform future promised action millenia before such oral commitments could be enforced by external authorities (de Waal 1996). Substantial evidence has been accumulated (and reviewed in Cosmides and Tooby 1992) that humans inherit a strong capacity to learn reciprocity norms and social rules that enhance the opportunities to gain benefits from coping with a multitude of social dilemmas.
Reciprocity refers to a family of strategies that can be used in social dilemmas involving (1) an effort to identify who else is involved, (2) an assessment of the likelihood that others are conditional cooperators, (3) a decision to cooperate initially with others if others are trusted t be conditional cooperators, (4) a refusal to cooperate with those who do not reciprocate, and (5) punishment of those who betray trust. [Señala biblio: Becker 1990, Blau 1964, Gouldner 1960, Homans 1961, Oakerson 1993, V. ostrom 1997, Thibaut and Kelley 1959).
[enfoque de la investigación hacia la interacción espontánea pero siempre se olvidan de las relaciones de dominio, la obediencia, la pasividad :: Tb cuestión de la plasticidad y los pocos estudios en los efectos del trabajo monótono sobre la misma :: cómo afectan los procesos generadores de impersonalidad (no sólo son situaciones de no cara a cara, sino que en cierto sentido son ciegas, no posees toda la info sobre lo que ha pasado ni sobre la optimalidad del resultado) en las decisiones que tomamos :: enfoque de las capacidades. La libertad queda condicionada… y sin embargo esta es una cuestión que parece estar separada de la temática de la creencia (?) que, dice hayek, impregna todas las ciencias sociales como problema fundamental].
[…] The size of the population in which interactions are ocurring may need to be relatively small for reciprocating stretategies to survive potential errors of players.
[se enfatiza mucho el conocimiento personal, el cara a cara hace mucho, pero también la norma implícita. Además utiliza la palabra ‘expectations’ de una forma muy distinta a como se hace habitualmente en economía:]
[…] Human beings do not inherit particular reciprocity norms via a biological process. The argument is more subtle. Individuals inherit an acute sensitivty for learning norms that increase their own long-term benefits when confrnting social dilemmas with others who have learned and value similar norms. The process of growing up in any culture provides thousands of incidents (learning trials) whereby parents, siblings, friends, and teahcers provide the specific content of the type of mutual expectations [!!!!] prevalent in that culture. As mueller (1986) points out, the first dilemmas that humans encounter are as children. Parents reward and punish them until cooperation is a learned response. In the contemporay setting, corporate managers strive for a trustworthy corporate managers strive for a trustworthy corporate reputation by continuously reiterating and rewarding the use of key principles or norms by corporate emplyees.
[y ahora entra con el tema de el aprendizaje, en el que es de notar las cursivas y el caso de los individuos sin escrúpulos: estrategias dañinas… pero si aquí lo importante es lo que esperamos que otros hagan… lo que creemos que se debe hacer respecto a ellos]
Since particular reciprocity norms are learned, not everyone learns to use the same norms in all situations. Some individuals learn norms of behavior that are not so ‘since.’ Clever and unscrupulus individuals may learn how to lure others into dilemma situations and then defect on them. It is possible to gain substantial resources by such means, but one has to hide intentions and actions, to keep moving [que filosofía de la sospecha!!! el otro malo oculta intenciones, no coopera — y sobre la desigualdad derivada de la legalidad establecida nothing], or to again access to power over others. In any group composed only of individuals who follow reciprocity norms, skills in detecting and punishing cheaters could be lost. [vaya argumento!!! tienes una habilidad respecto de alguien (detectar al malo) porque si sólo cooperamos puede venir alguien de fuera y jodernos] If this happens, it will be subject to invasion and substantial initial losses by clever outsiders or local deviants who can take advantage of the situation. [No explica el fenómeno de la explotación] Being too trusting can be dangerous. The presence of some untrustworthy participants hones the skills of those who follow reciprocity norms.
[…] In any population of individuals, one is likely to find some who use one of three [hay que ser perra porque el discurso de la cooperación a quien favorece es a los que tienen el poder, lo de la reciprocidad es para ellos] reciprocity norms when they confont a repeated social dilemma.
1. Always cooperate first; stop cooperating if others do not reciprocate; punish noncooperators if feasible.
2. Cooperate immediately only if one judges (aquí entra la belief) others to be trustworthy; stop cooperating if others do not reciprocate; punish noncooperators if feasible.
3. Once cooperation is established by others, cooperate oneself; stop cooperating of others do not reciprocate; punish noncooperators if feasible.
In addition, one may find at least three other norms.
4. Never cooperate.
5. Mimic (1) or (2), but stop cooperating if one can successfully free ride on others.
6. Always cooperate (an extremely rare norm in all cultures)
[lo poco que significa esto para mucha gente en gran parte de los empleos que existen: y el proceso, al ser un proceso de ahorro de trabajo o bajada de w la dinámica tiende a ser de confrontación. el dilema del que tiene trabajo, le bajan el salario, pero no puede dejar el empleo porque no tiene otra alternativa, o el del que no tiene ningún intercambio que hacer porque está excluído del sistema, si estas cosas de la cooperación son tan importantes para el desarrollo de nuestra humanidad, tan arraigadas en nuestra evolución como especie, ¿por qué tantos se ven sometidos a una modalidad tan pobre de interacción y a otros se les niega?]

función y forma iv (intentando reformular)

estudiar el concepto de ‘racionalidad económica’ recurriendo al mandato de canguilhem implica un trabajo dialéctico pero dependiendo de la forma que entendamos ‘racionalidad económica’ ese trabajo adopta distintas formas. La ‘racionalidad económica’ se puede entender como una correspondencia entre las razones que tenemos para tomar una decisión y los medios movilizados para alcanzar la finalidad a la que apuntan aquellas razones: como una coherencia en la que está implicado el individuo. Para el estudio en economía de esta forma de racionalidad se suelen aplicar una serie de presupuestos relacionados con el desarrollo del marginalismo y que reducen todo valor a una medida homogénea con ciertas propiedades que hacen el análisis practicable. El resultado es una potente herramienta de análisis que ha sido utilizada a lo largo de todo el s. XX. Han sido muchas las críticas a este tipo de marco analítico, tanto a la concepción de racionalidad de la que se parte, como a los presupuestos que se aplican para el uso analítico de esa concepción. Aplicar[canguilhem] a esta forma de entender la racionalidad implica que tengamos que ir en busca de los límites y fronteras, excepciones y extravíos que presenta. Uno de los elementos es el del individualismo metodológico, otro el de la capacidad de cálculo del agente implicado (las capacidades cognitivas), otro sería el del recurso exclusivo al interés propio, también determinados supuestos como el papel de la consciencia y el conocimiento perfecto de aquello que es bueno para uno mismo. Esta búsqueda de los límites nos conducirá a la producción de una forma, la misma está en solidaridad con muchos de los resultados obtenidos por la economía de la conducta en su versión K&T. El segundo paso es más interesante y consiste en el recurso a Hegel. No lo completaremos en esta serie de entradas sino en otras (esperamos) y tiene que ver con la consideración del sujeto económico.
La ‘racionalidad económica’ también puede ser entendida como un proceso de evolución hacia una meta, una ordenación o coordinación de las conductas producida por las instituciones económicas que tiende hacia la eficiencia bajo las instituciones adecuadas (estoy pensando en los austriacos y asimilables). Aquí la correspondencia no es entre razones en el sentido de motivaciones individuales conscientes y medios para el logro de esos objetivos individuales, sino que depende de la relación entre resultados económicos e instituciones. Tanto el concurso consciente como el conocimiento y la creencia juegan un papel muy distinto al caso anterior. Existen presupuestos que ambas concepciones de la racionalidad pueden compartir, mientras que otros no: el énfasis en lo relacional por parte de los austríacos, la no necesidad de presuponer consciencia en los actos de los agentes, la posibilidad de resultados óptimos pese a que las capacidades cognitivas de los agentes sean limitadas… los límites de este modo de concepción de la racionalidad (esto es, los casos en los que los resultados dejan de ser racionales o aquellos en los que lo siguen siendo pese a que no se dan las condiciones predicadas en principio). Así tenemos los casos de instituciones mal diseñadas en las que las cargas y obligaciones distorsionan los incentivos de los agentes, o aquellos casos en el que los incentivos habituales no son precisos o juegan un papel distinto del habitual (zonas de distorsión y sombra), como los estudios realizados por la recientemente fallecida Elinor Ostrom. El primer caso sería un límite a la racionalidad tal como es entendida por los austriacos, en el segundo sería una excepción a la misma. Otra posible excepción, negada generalmente por estos, se da cuando las instituciones socialistas (continuemos con las groserías) lo hacen mejor que las descentralizadas. Y no se me ocurren más.
Tenemos también el caso del marxismo, no menos complejo que los anteriores. Por comodidad para la introducción del mismo recurriré a Moishe Postone para posicionarme puesto que actualmente estoy leyendo ‘Tiempo, trabajo y dominación social’. En este libro postone realiza un análisis crítico del marxismo tradicional, al que nos referiremos. Aquello que es racional para el ‘marxismo tradicional’ veremos que implica e intentaremos analizar la posibilidad de producir forma a partir de él. Lo mismo haremos para la propia concepción de Postone.

G^3 (intro)

Se dice que una decisión es racional cuando existen razones para la toma de esa decisión y coherencia entre esas razones y las medidas tendentes al logro del objetivo que se pretende. En Arrow (1986) (pdf) “Rationality of Self and Others in an Economic System” se nos ofrece un excelente repaso de las distintas posturas en torno al tema de la racionalidad en economía así como de su evolución a lo largo del tiempo. En ese artículo estudia los distintos conceptos de racionalidad que empleados por la teoría económica: Define la teoría de la racionalidad como el estudio de los procesos de elección haciendo hincapié en que no se trata de una propiedad del solo individuo, tal como se presenta de forma habitual. Enfatiza también la dependencia de ciertas condiciones asumidas por la teoría para que los resultados ideales que se suponen bajo la acción de la toma de decisiones racionales se dé, siendo cierto lo contrario en la realidad, dado que cuando alguna de esas condiciones no se cumple totalmente se frustran aquellos resultados llegando a ser contradictorios con los descritos con la teoría. También hay que tener en cuenta que la racionalidad es limitada (por la limitada capacidad de cálculo). Además es necesaria la existencia de información muchas veces imposible de conseguir como la existencia de precios futuros o la contingencia derivada de tratar con mercados incompletos. La dificultad de tratar con este tipo de contingencias estriba en que hacen muchas veces imposible la definición de algún tipo de equilibrio (análisis de las principales fuerzas de mercado para describir los resultados a los que conducen). Existen otros principios a los que es posible acudir para definir la toma de decisiones, como el recurso al hábito, que no requieren de procesos maximizadores sino el intento de realizar los mínimos cambios posibles.
La macroeconomía en sus diversas corrientes acude a supuestos en donde se definen distintas formas o grados de racionalidad; las teorías de expectativas racionales la asumen plenamente mientras que otras más próximas al keynesianismo se apartan parcialmente de ella considerando rigideces en la adaptación a los cambios en precios y salarios, por ejemplo. Existen otras teorías macro que se aproximan más al supuesto de racionalidad como aquella que tienen en cuenta el ciclo vital de las personas mediante la construcción de conceptos como el de renta permanente; hacen así entrar en juego elementos de racionalidad en la conducta de los agentes.
Arrowseñala también como las teorías monetaristas son objeto de las críticas de los defensores de la racionalidad como fenómeno omnímodo. (En concreto remite a Friedmany a Tobincomo ejemplos de proponentes de algunas de esas teorías, que usan el concepto de racionalidad más como un comodín que como una parte esencial de sus teorías). Defiende también que este fenómeno, en donde se asume racionalidad pero para el desarrollo del modelo deben ser asumidos presupuestos que adapten la conducta de los agentes a situaciones concretas, y que son los que realmente los hacen funcionar, puede ser extendido a muchos otros modelos de los que manejamos en la actualidad en Economía Aplicada.
La fragilidad de la racionalidad de los resultados económicos depende de forma decisiva no sólo de la competencia pura sino también perfecta, nos señala Arrow. Esto es, no sólo es necesario que los mercados estén completamente desregulados
La economía se ha valido de la parsimonia metodológica debido a la necesidad de simplificar con el objeto de establecer un marco normativo. Existen además los que defienden como el trabajo seminal de Alchian (1950) que existen fuerzas en el mercado que hacen que nos acerquemos a esos resultados óptimos.
refiriéndose a los clásicos (remitiendo Arrow a Smtih y Ricardo para ejemplificar) existían una serie de supuestos que se tomaban como implícitos respecto de la conducta de los agentes económicos: es preferible tener más que menos, minimizar los costes, orientarse hacia procesos más productivos… pero la formulación explícita del concepto de maximización no tiene lugar hasta la década de 1880. No existía un definición explicita de racionalidad como conducta propia de los consumidores, ni siquiera el hecho de que la demanda depende del precio de todos los bienes y de la restricción presupuestaria aparece hasta Mill y Cournot.Es sólo con la revolución marginalista que se entiende que el consumidor maximiza su utilidad haciendo así posible la formulación de una teoría de equilibrio de mercado. El desarrollo de la teoría de la utilidad posteriormente comprende según Arrow que (1) la racionalidad es una propiedad ordinal (permite establecer ordenaciones lógicas entre alternativas); también que (2) la racionalidad tiene implicaciones observables limitadas (las relaciones de slutsky) siempre que no se asuman propiedades adicionales y por ultimo que (3) de forma agregada la hipótesis de conducta racional no tiene implicaciones a mayores: para cualquier conjunto de funciones de exceso de demanda agregadas existe una elección de mapas de preferencia y de dotaciones iniciales, para cada individuo en la economía, cuya maximización implica a las funciones de exceso de demanda agregada dadas. Así, y este añadido es mio, la teoría “neoclasica” de la racionalidad asume que la conducta individual es racional (maximizadora) y que en determinadas condiciones -que serían las que caracterizarían la optimalidad de los procesos sociales- los resultados de la conducta agregada de los individuos son también racionales (en el sentido de que maximizan).
Pero tanto la caracterización de la conducta individual como su caracterización social, señala Arrow, son contradictorias con la realidad dado que (2) y (3) están en contradicción con la investigación empírica. Señala Arrow que los lugares en donde estas contradicciones son mas pronunciadas apuntan fundamentalmente a lo que sucede con la conducta de los individuos en los mercados de oferta de trabajo y los resultados de los modelos de macreoeconomía neoclásica o de expectativas racionales. En estos modelos sólo es posible obtener resultados óptimos mediante fuertes supuestos adicionales sobre el modelo general de racionalidad. todos los individuos tienen la misma función de utilidad y existen problemas con la formación de capital humano: ¿por qué no realizan todos la misma elección en cuanto a capital humano?
Después introduce el tema del conocimiento y la racionalidad que ha comenzado a ser estudiado de forma sistemática sólo a partir de los años 50. de como es imposible que conozcamos todos los aspectos del conjunto de precios que han de ser tenidos en cuenta y de la teoría smithiana de la mano invisible, cuyo concurso permite que individuos carentes de un conocimiento completo de lo que pasa en la economía, mediante la institución del mercado, se coordinen en beneficio los unos de los otros. Bajo condiciones de concentración de poder de mercado esto deja de ser así dado que el ejercicio de ese poder requiere el conocimiento de la forma de la curva de demanda (Cournot) lo cual es imposible (Nota mental: el conocimiento de las subjetividades ajenas en momentos temporales futuros: ya es difícil conocerse a uno mismo. En este sentido es curioso el capitalismo, para el lo importante ya no es conocerse a uno mismo sino conocer la subjetividad ajena, ahora con Stieglerlo que está llegando a ser importante es conocernos como grupo que interacciona, como comunidad).
Pero existe otro hueco que no es susceptible de ser abordado: un sistema de precios de equilibrio precisa que sean conocidos los precios de los periodos futuros, y no es posible crear mercados para eventos que se han producido. Son huecos que han de ser ocupados por algún tipo de conjetura.
A este respecto existen distintos tipos de posturas que dividen a los economistas sobre la posibilidad y el grado en el que los agentes son capaces de realizar conjeturas razonables, así como las estructuras institucionales y las políticas que facilitan o impiden esa razonabilidad.
Una de ellas es la teoría de expectativas racionales, otra la postura de los austriacos, los ecologistas radicales (miedito), los de ecología económica y sostenibilidad, los postkeynesianosse posicionan dependiendo, etc. Es en este punto en donde encuentra su ensilladura la importancia que tiene la construcción de una teoría realista que tenga en cuenta la forma en que se relacionan la racionalidad, el conocimiento, las creencias, las prácticas sociales, las instituciones y un largo etcétera. Herbert Simon 56 (Rational Choice and the Structure of the Environment) (pdf) dice que su objeto de estudio es la racionalidad y la estructura del entorno, resumiendo perfectamente todo aquello que nos preocupa.

me voy de excursión: G^3

 G^3: {Gigerenzer, Glimcher, Gintis}

En los próximos dos meses estudiaré la forma en que se entiende la racionalidad económica en el trabajo de G^3, relacionándolo con su concepción del conocimiento, la conciencia, la creencia, el medio, la estructura que conforman, etc. Intentaré confrontar esa forma de entender con el lugar de estos conceptos en algunas teorías económicas.

Ahora os los presento para después introducir el tema:

  •  Gerd Gigerenzer: Ya he hablado de él aquí. Psicólogo alemán director del Max Planck Institute, promotor del llamado Fast & Frugal Heuristics Program. Será el que me resulte más fácil de abordar, seguramente. Lo conocí por sus críticas a Kahneman & Tversky; al principio me resultaba difícil entender el sentido de lo que quería explicar con sus experimentos pero ultimamente creo que le estoy pillando el punto.

  • Paul Glimcher: profesor de neuroeconomía; nuevo campo de investigación. Es especialista en ese tipo de técnicas que están ahora tan de moda, que sacan continuamente en REDES, con cerebros que se iluminan, sensores, máquinas carísimas y señores de bata blanca. He leído un libro suyo y tengo varios artículos que aún no he tocado. Su programa de investigación tiene que ver con el estudo de la forma que tenemos de valorar, la formación de la valoración para la toma de decisiones desde un punto de vista biológico. Investiga con monos a los que les abre el cráneo para ponerles unos sensores, los ata a una silla y les pone un tuvo en la boca para que beban zumos cuando accionan el pulsador correcto ante estímulos visuales. Es conductista.

  • Herbert Gintis. También es conductista pero su objeto de estudio es otro, de alguna forma contrapuesto al de Glimcher. Gintis integra en el estudio sobre la toma de decisiones variadas pasiones morales –no sólo en interés propio- para ver de qué forma se relacionan. También los efectos del entorno social, las relaciones, las estructuras, los conflictos… Después integra todo formalmente mediante teoría de juegos. Es defensor de una forma de entender la formación de los equilibrios en teoría de juegos diferente a la de Nash. Además intenta últimamente integrar los variados campos de investigación conductual -biología, economía, y no sé qué más- en uno sólo.

Todos comparten una visión reduccionista de la conducta humana, en el sentido de que establecen una especie de planicie entre el comportamiento animal y el humano, basando de hecho algunos de sus resultados en el trabajo sobre conducta animal, y otros en el estudio de sujetos humanoides. Evidentemente no intentaré refutar ninguno de sus resultados, sólo identificar la forma que tienen de entender los procesos de cognición para inferir alguna de las limitaciones que presentan a la hora de estudiar economía. De todas formas no creo que sea capaz de pasar sin especular